Qué hacer cuando tienes depresión en el trabajo

Si tienes depresión en el trabajo, deberías hablar con algún profesional y tener una vida equilibrada y activa, además de cogerte la baja si hace falta. Eso sí, si tienes un jefe autoritario que no tolera las bajas, deberías tomarte unas vacaciones o cambiar de trabajo

Depresión en el trabajo

Trabajar es algo necesario para vivir y pagar las facturas; sin embargo, no siempre es algo agradable. Algunas personas sufren depresión en el trabajo, la cual tiene síntomas graves como el insomnio, el estrés, la ansiedad o la tristeza.

La principal característica de este tipo de depresión es que es crónica, es decir, que se produce prácticamente a diario y no solamente en momentos puntuales. Además de hacerte sentir mal, deteriorará tu desempeño en el trabajo y la relación con los compañeros y jefes, pudiendo incluso provocar despidos ¿Qué hay que hacer cuando eso ocurre? Por suerte, hay algunos trucos para manejar mejor la depresión en el trabajo.

Así se maneja la depresión en el trabajo

Si detectas que tienes depresión en el trabajo, lo primero que hay que hacer es hablar con un profesional de la salud mental. Es más, podrías incluso acudir a los propios médicos de la empresa para hablar del tema y tratar de solucionar tu problema. El profesional te ayudará a detectar la causa y el tratamiento.

Antes se ha dicho que podrías ser despedido si tienes depresión, pero eso no es porque el jefe sea malvado y falto de empatía. El despido suele ocurrir cuando el empleado se guarda la depresión para sí mismo, algo que hará pensar al jefe que ha bajado su desempeño por pereza. Por este motivo, deberías informar a tu jefe sobre el asunto en la mayoría de casos.

Eso sí, esto no siempre se puede hacer, especialmente con jefes autoritarios que puedan despedirte. En su lugar, lo mejor es utilizar las vacaciones y los días de asuntos propios para descansar y recargar las pilas. Si tienes dinero, puedes solicitar una excedencia. Sin embargo, en los casos graves sí que deberías solicitar una baja por depresión, ya que trabajar solamente pondría las cosas peor. Si la empresa se opone, no dudes en ir a juicio.

Es más, si el culpable es el ambiente de trabajo, un proyecto demasiado agotador, demasiada carga laboral o un jefe autoritario, lo mejor es buscarte otro trabajo o cambiar de proyecto. En vez de renunciar directamente al trabajo busca otro y actualiza tu currículum, además de ampliar tu formación si te hace falta. Esto te mantendrá ocupado y te dará esperanzas de una vida mejor en un futuro cercano.

También es importante tener una vida equilibrada y activa en lo personal. Trata de tomarte descansos, de hacer ejercicio, de comer correctamente y de rodearte de buenos amigos y familiares. No te cierres y cuéntales a ellos sus problemas. Muchas veces la depresión empeora si tienes una vida desordenada y no tienes buenos hábitos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...