Qué es el síndrome postvacacional

Vuelta al trabajo y muchos trabajadores desganados. Regreso a la rutina y muchas personas con pocas ganas y predisposición para encararlas. Retomar las actividades laborales y los cuerpos de los trabajadores se sienten con un malestar generalizado ¿Por qué pasa esto? Síndrome postvacacional podría ser la respuesta que muchos especialistas den. Veamos de qué se trata este síndrome.

Vuelta al trabajo y muchos trabajadores desganados. Regreso a la rutina y muchas personas con pocas ganas y predisposición para encararlas. Retomar las actividades laborales y los cuerpos de los   trabajadores se sienten con un malestar generalizado ¿Por qué pasa esto?

Qué es el síndrome postvacacional

Qué es el síndrome postvacacional

Síndrome postvacacional podría ser la respuesta que muchos especialistas den a las situaciones precedentes. Pero ¿Qué es el síndrome postvacacional exactamente?

Si bien en la mayoría de las clasificaciones internacionales no es aceptada como enfermedad profesional, el síndrome postvacacional es una entidad que crece año a año y va cobrando una mayor importancia. Quizás su crecimiento se deba a las exigencias de los tiempos actuales; presiones laborales, presiones económicas, presiones familiares, etc.

No existe unidad en cuanto a si este síndrome es o no una enfermedad. Hay opiniones diversas entre los especialistas; algunos afirman que es algo normal y transitorio, mientras para otros es una verdadera enfermedad. Pero, ¿En que se fundamentan ambas posturas?


Para quienes sostienen que el síndrome postvacacional es una situación pasajera y normal, manifiestan que es porque esta situación es un proceso de adaptación necesario cuando se retorna nuevamente a las actividades de la vida cotidiana. Y cuando dicho proceso de adaptación no se da adecuadamente, se generan una serie de molestias, pero que no pueden catalogarse como enfermedad.

Como contrapartida, quienes sostienen que el síndrome postvacacional es una enfermedad, entienden que una enfermedad es cualquier problema que afecta o modifica el bienestar de las personas. Incluyendo en dicho bienestar lo físico y psicológico. Y las personas que sufren  este síndrome manifiestan cambios en su organismo provocando un malestar generalizado, que se refleja directamente en la calidad de vida.

  • Características del síndrome postvacacional

En cuanto a las características de este síndrome, tomaré lo que el Dr. Francisco Javier Lavilla Royo, especialista en Nefrología de la Clínica Universidad de Navarra, ha publicado en una ocasión:

Características del síndrome postvacacional

Características del síndrome postvacacional

Este síndrome puede cursar de diversas formas. Lo habitual es padecer a la vuelta de vacaciones un cuadro de debilidad generalizada y astenia. Puede haber problemas de insomnio que conviven con una somnolencia importante a lo largo del día. La capacidad de concentración se ve limitada así como la tolerancia al trabajo. Esta falta de tolerancia al trabajo viene caracterizada como una sensación de desidia y hastío. En otras ocasiones puede aparecer una sensación de angustia vital que puede llevar a un bloqueo en el cual la persona que lo presenta es incapaz de tomar cualquier decisión. Puede haber un cambio de carácter con cierta agresividad, sin embargo, se establece habitualmente y de forma progresiva una sintomatología más propia de un cuadro depresivo. Por todo ello, se afectan diversos aspectos del estilo de vida.

El trabajo, como se ha comentado antes, resulta difícil de realizar. La concentración así como la capacidad de tomar decisiones está deteriorada. Puede ser imposible ordenar la agenda y poner en marcha todas las gestiones o encargos propuestos. Por ello, puede iniciarse un verdadero círculo vicioso en el cual el trabajo se va acumulando  al nuevo trabajo por realizar, aumentado el retraso de toda la labor acumulada a lo largo del periodo vacacional. Una persona introducida en esta dinámica puede acabar en un callejón sin salida. Las relaciones con los demás pueden deteriorarse. Los más cercanos en el trabajo y en el hogar pueden sufrir las consecuencias. Un carácter agriado incluso violento puede introducir tensiones en nuestras relaciones con los demás. Esto puede llegar a producir la ruptura sobretodo si por parte de la otra persona no tiene una conciencia real de lo que está ocurriendo. Esta crisis puede afectar no solo a las relaciones emocionales sino también a las laborales. A nivel personal se tiene conciencia de que algo no funciona.

Un desmoronamiento de la forma de vida puede llevar a la persona que padece este problema a una inquietud e inseguridad. Este síndrome puede cursar con una intensidad muy variable y de diferentes formas, en algunos casos esta variabilidad puede hacer muy difícil su detección. Esta falta de diagnóstico puede llevar a manifestar una incomprensión hacia estas personas que pueden agravar el cuadro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...