Menos estrés post-vacacional que el año pasado

Es muy común lamentablemente sentirse abatido y mal fisicamente cuando volvemos de nuestras merecidas vacaciones, el estrés post-vacacional afecta a un 14% de los trabajadores españoles, según una encuesta.

Se ha acabado lo bueno, ¿y ahora?

Los días de verano se van terminando y con ello llega el final de las vacaciones. Muchos vuelven a sus puestos de trabajo y atrás quedan los momentos de relax y de placer. Muchas veces nos metemos nuevamente en el mundo laboral que nos parece que las vacaciones fueron hace mucho tiempo atrás. Pero a otros, les cuesta mucho más.

Muchos trabajadores sufren de estrés post-vacacional, y la proporción de este padecimiento es alta: cuatro de diez trabajadores españoles la sufren. Según estudios realizados por Randstad, es difícil también hablar de este padecimiento por parte de los trabajadores.

El mayor inconveniente radica en que, con más de cinco millones de parados en el país, hablar de un trastorno como este sería una burla a todos los parados que desean trabajar y no consiguen empleo. Pero la realidad también es que este síndrome afecta a los trabajadores, a su calidad de vida y a la calidad de la tarea que realizan.

Por un lado, según la encuesta de Randstad, este año lo están padeciendo un 14% de trabajadores, lo que podría deducirse también que esto se da por la mala situación laboral, de que muchos empleados valoran más sus puestos y encaran la vuelta con otro espíritu.

El estrés post-vacacional es la falta de adaptación que necesita tanto el cuerpo como la mente sobre la vuelta a la rutina luego de haber cambiado los hábitos por unas merecidas vacaciones. Suele manifestarse con síntomas como dolor de cabeza, insomnio, irritabilidad, falta de motivación, entre otras dolencias o molestias.

Este síndrome ataca a hombres y mujeres, pero en general afecta más a los representantes del grupo masculino. También la edad tiene mucho que ver en padecer estos síntomas. A mayor edad, mayor posibilidad de no adaptarse a los cambios de rutina, y puede afectar a todo tipo de trabajador dentro del organigrama laboral.

Lo que se recomienda para evitar tener que pasar por estos síntomas y ser diagnosticado con este cuadro de estrés es volver unos días antes de las vacaciones para tener tiempo de adaptación antes de volver al trabajo. Tener una actitud positiva siempre puede ayudar, tanto en este caso como en muchos otros en la vida.

Reunirse con los compañeros o aunque sea hablar por teléfono siempre ayuda también, ya que uno va volviendo paulatinamente a los temas que dejamos pendientes al momento de vacacionar y es como si volviéramos con otro bagaje de cosas. Es importante prepararse para no caer en el estrés y la rutina.

Fotografía: Lel4nd

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...