¿Es malo para tu salud trabajar por turnos?

El trabajo por turnos es malo para la salud de los trabajadores, ya que provoca cambios en el biorritmo y en los ciclos de sueño, que pueden derivar en graves problemas para la salud. Eso sí, se pueden minimizar estos problemas si realizas una serie de hábitos, como dormir con antifaz o comer alimentos ricos en triptófano, entre otros

Trabajar por turnos salud

En estos tiempos que corren, todavía es habitual trabajar por turnos. Es habitual en lugares que están abiertos muchas horas al día o que incluso no cierran nunca, como las fábricas, la seguridad o la sanidad. Eso da lugar a una división en turno de mañana, turno de tarde y en ocasiones turno de noche.

Trabajar por turnos es el pan de cada día de muchos y puede ser algo pesado a veces ¿Afecta esto a nuestra salud? Es lo que vamos a descubrir hoy, comprobando qué hace exactamente a nuestro cuerpo el trabajo por turnos.

¿Trabajar por turnos afecta a la salud?

En realidad, trabajar por turnos afecta a nuestra salud, y lo hace de forma negativa, especialmente en turnos de noche. Eso es porque el ser humano tiene un reloj biológico, preparado para estar activo en las horas de mayor luz solar y bajar los niveles de energía por la noche.

El cuerpo humano regula el ciclo de sueño según la luz solar, segregando diferentes hormonas como la melatonina, hormona encargada de regular el sueño.

Si trabajas por turnos, tendrás que forzar al cuerpo a trabajar de noche, algo que fuerza al cuerpo a tener energía justo en el momento donde tocaría dormir. Esto se agrava si se alterna con turnos de mañana y tarde, donde nunca se consigue la adaptación al turno.

Cuáles son las consecuencias

El cuerpo humano sufrirá las consecuencias negativas del trabajo a turnos tarde o temprano, especialmente cuando se producen cambios de turno. Las consecuencias más destacadas son las siguientes:

  • Problemas para concentrarse
  • Mal humor y ansiedad
  • Depresión
  • Problemas para dormir
  • Falta de motivación
  • Trastornos alimenticios
  • Envejecimiento prematuro
  • Síndrome Burnout o «estar quemado»
  • Peor rendimiento laboral

Es más, estas consecuencias van más allá según los últimos estudios. Se estudió el comportamiento de 75.000 enfermeras durante 22 años. Los que trabajan a turnos durante más de 5 años tienen entre un 10 y un 19% más de posibilidades de morir por enfermedades como la obesidad, la cardiopatía o el cáncer que los que no trabajaban a turnos.

Es más, aumenta la mortalidad en prácticamente todos los casos y varía entre el 10 y el 19% dependiendo de la enfermedad.

Cómo evitar los problemas de trabajar a turnos

Hacer turnos no siempre se puede evitar, ya que algunos trabajos lo llevan implícito. Eso sí, siempre se pueden hacer cosas para reducir los problemas y mejorar un poco la calidad de vida.

  • Tratar de mantener siempre el mismo ritmo: si tienes turno de mañana y tarde, lo mejor es seguir madrugando y durmiendo a horas similares, manteniendo al máximo los biorritmos. En el caso del turno de noche, ocurre lo contrario, siendo lo mejor aguantar un poco y dormir durante la tarde en vez de la mañana.
  • Mantener siempre el horario de noche: si siempre trabajas de noche, irónicamente lo mejor es tener siempre ese horario. Es mejor acostumbrarse y dormir 8 horas en el horario normal que tratar de cambiar el horario en las vacaciones y tener que acostumbrarse otra vez.
  • Aíslate del sol: si no tienes más remedio que dormir durante el día, puedes tratar de aumentar la calidad del descanso lo máximo posible. Para ello, lo mejor es bajar las persianas al máximo, usar un antifaz y dormir en una habitación cómoda, para maximizar la calidad del descanso.
  • No modificar horarios de comida: mucha gente comete el error de cambiar los horarios psicológicos con los turnos, cogiendo hábitos como el de desayunar a las 2 de la tarde. Lo mejor es dejarlo todo como está, tomando lo que antes era el desayuno antes de acostarte y haciendo la comida o almuerzo nada más despertar. De este modo, se minimiza el efecto. Si no te da tiempo, lo mejor es tener comida ya preparada.
  • Ejercicio físico: el ejercicio físico se recomienda para el jet lag y también para el trabajo por turnos. En concreto, ayuda a estabilizar el ritmo biológico, manteniéndote despierto en el turno de noche y manteniendo la concentración.
  • Alimentación y suplementos: No solo importa los horarios, sino también lo que comes. Para conciliar el sueño, consume alimentos ricos en triptófano, el cual ayuda a producir serotonina para activarte y melatonina para dormirte. Come frutas, pollo, pavo, pescado y verduras para conseguirlo. Si no te basta, puedes tomar un suplemento de melatonina antes de dormir.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...