Ejercicios simples para evitar el estrés laboral

Una de las mejores formas de conseguir evitar el estrés laboral es relajando nuestro cuerpo, para que este se sienta más descontracturado y nosotros más relajados. Por dicha razón, una serie de ejercicios que podremos realizar incluso dentro de la oficina para poder conseguir dicho objetivo.

Ejercicios en la oficina

El Estrés Laboral es uno de los males más comunes dentro del trabajo. En los últimos años, producto de la crisis económica y las necesidades y presiones de las empresas, el estrés se ha transformado en una de las enfermedades más comunes.

Por tal motivo, evitar el estrés debe ser una de nuestras principales tareas, aunque el desafío es: cómo hacerlo sin poner en riesgo nuestro empleo. No sirve de nada evitar el estrés despreocupándonos de nuestras tareas, porque este llegará cuando nos tiren de las orejas por no realizar nuestro trabajo de forma optima.

Por eso, como decimos siempre, una de las mejores formas de conseguir el objetivo es relajando nuestro cuerpo, para que este se sienta más descontracturado y nosotros más relajados.


Me imagino que la pregunta que se estarán haciendo es ¿cómo hacer ejercicios dentro de la oficina,  con zapatos o traje y corbata, sin dejar de lado nuestras tareas diarias?

Esto es realmente posible con algunos simples ejercicios, que podemos realizar en la oficina o en un viaje en ascensor o incluso dentro del auto (durante los semáforos), con los cuales podremos lograr relajar el cuerpo y sentirnos mucho mejor.

Algunos de estos ejercicios son:

Relajar el cuello y la nuca: Rotar suavemente la cabeza en forma de círculos, hacia un lado y hacia el otro. Mover la cabeza como diciendo que SI y como diciendo que NO. Inclinar la cabeza apoyándola hacia un hombro y hacia el otro.

Relajar los hombros: Rotarlos de a uno por vez y luego simultáneamente, subiendo y bajando cada uno de ellos

Relajar brazos y espalda: Entrelazar los dedos de la mano entre sí, extendiendo los brazos hacia adelante, girando las palmas y empujando hacia adelante. Repetir el ejercicio por encima de la cabeza y por detrás de la espalda.

Relajar las manos: Rotar las muñecas hacia un lado y hacia al otro y salpicar las manos como si las estuviéramos secando (o como si estuviéramos haciendo el gesto de rápido con la mano).

Relajar la Piernas: Sentados delante de un escritorio, empujar con las manos contra el  mismo y estirar las piernas; contraer y extender los pies y rotar los tobillos.

Relajar la Columna: Sentados la silla, llevar la columna hacia delante, ubicando la cabeza lo más cercana a las piernas, dejando caer los brazos.

Otra alternativa es colocar las manos por detrás de la nuca, llevando los codos hacia abajo y el mentón hacia el pecho y relajarse en esa posición.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...