Cuida tu trabajo y tu salud del estrés laboral

El estrés laboral aparece por exceso de trabajo o exigencias demasiado altas en el ámbito laboral, entre muchas otras causas.

Cómo combatir el estrés laboral

El trabajador que trata de cumplir con las metas que le plantean en la oficina o que, incluso, se auto impone para alcanzar el bono de fin de año o conseguir la promoción que tanto anhela, puede sufrir de estrés laboral.

Entre los síntomas que se observan en un trabajador que sufre de tensión laboral se encuentran los dolores de cabeza, tics nerviosos, fatiga, malhumor, problemas digestivos, insomnio, nerviosismo, falta de memoria, entre otros, asegura Adriana Hernández, especialista en Medicina del Trabajo y Familiar.

Y a pesar de que muchos trabajadores creen que no les sucede y que controlan adecuadamente su trabajo, la verdad es que esta enfermedad afecta a un porcentaje muy alto de trabajadores en el mundo que según las regiones, alcanza hasta el 30% de la población laboralmente activa.

Para evitar sufrir estrés laboral, lo primero, es enfocarse en qué es importante y deliberar por dónde se va a empezar, dividiendo las tareas en inmediatas, urgentes y normales; para luego organizar un calendario y las metas que se desean alcanzar sin abordar muchas cosas a la vez.


«No te sobre-exijas y si puedes, delega o pide ayuda en los temas que puedan ser trabajados por un tercero. Esto ciertamente te ayudará a manejar y controlar las situaciones estresantes», recomienda Margarita Chico, directora de Trabajando.com en México.

El estrés laboral se trata de salud y hay enfermedades que los empleados reportan con mucha continuidad, como dolores de cuello, cefáleas, gastritis o cansancio extremo, pero hay otros que los trabajadores no relacionan con sus hábitos en la oficina pero que dañan paulatinamente su salud.

Los oficinistas, por ejemplo, suelen tener malos hábitos que se repiten en forma de patrones tales como no desayunar o recurrir a remedios momentáneos para ‘recargar’ energía, como tomar café en exceso para rendir más en el trabajo. Esa conducta es la ‘punta de lanza’ de malestares que ocasionarán más problemas a largo plazo, como cuadros de gastritis y obesidad.

Si la actividad profesional / laboral del trabajador demanda estar sentado todo el día frente a la computadora, lo más probable es que el colaborador presente ‘males de oficina’ como colón irritable, dolor cervical, síndrome del túnel carpiano (molestias de la muñeca al brazo), conjuntivitis y periodos de ansiedad, entre otros.

Fotografía: eyeliam en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...