Cómo evitar el flujo de talentos

Un empleado disconforme es un empleado que busca irse de la empresa. Si lo has detectado, aprende a retenerlo.

Retener al personal es mucho más barato que reemplazar al que se va

Si has detectado trabajadores insatisfechos y tienes la sospecha de que alguno/s de ellos están buscando otro empleo, lo que implicaría perder talentos, más que preocuparte en localizar otros compañeros que estén con la misma idea, tienes que enfocarte en encontrar aquello que puedes hacer para que elijan quedarse.

Se requiere mucho menos dinero y esfuerzo para mantener retenido a un empleado que lo que necesitas para contratar y recontratar continuamente. Por lo tanto, he aquí cinco consejos para mantener a tus empleados como parte del equipo.

  • Obtener retroalimentación: Considera la posibilidad de llevar a cabo la realización de las entrevistas, que son conversaciones que se celebran una o dos veces al año con el único propósito de pedir a sus mejores trabajadores lo que se necesita para mantenerlos. A menudo, sus peticiones no son difíciles de aplicar y por lo general están relacionadas con el dinero.


  • Ver la crisis: Un empleado puede tener una alta tolerancia a un mal jefe y un lugar de trabajo pobre, pero si algún tipo de shock se produce, como una evaluación de desempeño extrema, o un gran cambio desfavorable, es la última gota que hace que finalmente se considere que se ha tenido suficiente. La clave es minimizar las sorpresas desagradables.
  • Construir relaciones: Es más fácil para los empleados renunciar a un jefe con quien tienen una relación débil ya que cuando hay un vínculo significativo, da a los empleados una razón para quedarse. Es un gran incentivo. La gente sabe lo difícil que es repetir una sólida relación de trabajo en una empresa diferente.
  • Crear oportunidades: proporcionar a los empleados -con regularidad- las cosas que se pueden agregar a su hoja de vida, tales como nuevas experiencias dentro de su papel actual o el desarrollo obtenido a través de la formación. Darles más empleabilidad, irónicamente, hace que haya más probabilidades de que quieran seguir trabajando para ti.
  • Atención: En el momento de empezar a buscar los signos de que tu empleado está a punto de dejar de trabajar para ti, puede ser que sea demasiado tarde. En su lugar, debes mantener un ojo para las señales anteriores que indican que estamos comprometidos, como los cambios en el lenguaje corporal, la energía, el comportamiento y el rendimiento. Y luego hablar de ello.

Hay docenas de maneras de mantener a los empleados felices y leales. Los anteriores son sólo cinco de los más grandes. Sin embargo, a veces, no es nada importante lo que determina si un empleado se queda o se va. A menudo, las pequeñas cosas que los directivos dicen y hacen todos los días son las que hacen la mayor diferencia.

Fotografía: prosto photos en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...