¿Se puede facturar sin ser autónomo?

El Salario Mínimo Interprofesional marca la obligatoriedad de facturar como autónomos nuestros ingresos por cuenta propia

facturar

En ocasiones, cuando nos dedicamos a una actividad profesional por cuenta propia a tiempo parcial u ocasional, nos asalta casi siempre la misma duda: ¿Podré facturar sin ser autónomo?

En España, inscribirse en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) tiene un coste de aproximadamente 250€ mensuales con una base de cotización mínima de 858,60. Este pago deberá realizarse de forma obligatoria el último día laborable del mes y en él no estará incluido ningún tipo de cobertura por accidente laboral o cese de actividad.

La cuestión es: ¿Y si no llego a esa cantidad mínima de cotización? ¿Qué tengo que hacer entonces? ¿Es obligatorio que me dé de alta? Lo cierto es que si nuestros ingresos mensuales fueran muy bajos, el pago mensual de esa cantidad podría suponer un coste desproporcionado.

En principio, tenemos que tener muy presente que todos los trabajadores que decidan llevar a cabo sus propios proyectos tienen que cotizar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social. Esto es obligatorio y, de hecho, algunas empresas pueden pedírnoslo de manera expresa para contratar nuestros servicios.

Sin embargo, siempre y cuando la actividad que llevemos a cabo no sea considerada como un medio de vida, no estaremos obligados a realizar este trámite de inscripción. Por lo tanto, deberemos procurar compatibilizarla con otra ocupación que sí suponga una especie de sustento para nosotros.

Para poder diferenciar de una forma exacta lo que puede o no puede considerarse como “medio de vida”, deberemos fijarnos en los ingresos anuales que percibamos por dicha actividad. Se toma como indicador el Salario Mínimo Interprofesional, fijado en 7.455,14 €. Por lo tanto, si facturásemos más de esta cantidad, deberíamos estar obligados a darnos de alta como autónomos, declarando nuestros ingresos y cumpliendo con los pagos del IVA trimestral.

Actualmente, en España, no existe ninguna norma o ley que regule esta situación (la del trabajador por cuenta propia que realiza trabajos puntuales con retribuciones bajas), aunque es una posición ampliamente reconocida y extendida.

En el hipotético caso que sufriéramos una inspección de trabajo que nos obligue a darnos de alta como autónomos, podrá ser recurrida con éxito siempre y cuando presentemos las pruebas necesarias para demostrar que la actividad que llevamos a cabo por cuenta propia no constituye para nosotros un medio de vida.

Por último, ten presente que es posible que, aunque no suponga tu sustento principal, estés obligado a declarar el IVA que facturarás a tus clientes, debiendo presentarlo de forma trimestral a Hacienda.

Foto: StartupStockPhotos 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...