Qué hacer primero cuando sales del Paro

Si has estado sin empleo por más de 6 meses es probable que hayas entrado en déficit con tus ahorros, que hayas tenido que recortar cosas importantes pero prescindibles y, ahora, que has vuelto a trabajar, necesitas un Plan de Acción para poner tu Economía en marcha.

El Paro agrandó las cuentas y ahora, con empleo, debes sanear deudas y recomponer ahorros

Si has estado buscando empleo todo el año y, finalmente, la Navidad o las vacaciones te han dado lo que tanto pedías, es momento de reordenar la agenda, sobre todo, la de pagos para volver al ritmo normal para conseguir la tan anhelada estabilidad.

Y como es usual que en Paro las deudas crezcan y los gastos se recorten al mínimo, es necesario tomar decisiones acertadas con los primeros salarios para sanear la economía y empezar el 2011 con las cuentas en orden.

La primer acción a tomar apenas tengas tu primer salario es pagar las deudas que hayas adquirido, así como también rellenar esos ahorros de emergencia que te salvaron estos meses y que necesitas volver a abonar, por si vuelves a quedar sin empleo. Además, tus ahorros para el retiro deben volver a recibir depósitos.

Ya que, probablemente, el salario que hayas conseguido en este empleo no sea el ideal o siquiera sea equivalente al que tenías cuando perdiste el empleo anterior, las tareas anteriores no se hacen simples, pero son necesarias.

De hecho, para que tengas en cuenta: el 61% de los trabajadores que habían perdido el empleo a principios de este año y que lo recuperó meses después registró recortes salariales (según un sondeo realizado por CareerBuilder).

El resto de los trabajadores vueltos a emplear que pudieran haber conseguido un sueldo idéntico que el anterior, incluso uno más alto todavía, encontraron que, aún así, necesitaron un plan de acción para hacer rendir el salario y llegar al mes siguiente.

  • Primero los gastos urgentes, el resto se pospone

Si estuviste desempleado una temporada importante (el promedio es de ocho meses, según la Oficina de Estadísticas Laborales), es probable que hayas aplazado algunos gastos importantes.

Es el momento ideal de hacer la reparación del coche o la casa o ese tratamiento médico que no era urgente pero sí necesario. Si dejas pasar más tiempo pueden convertirse en urgencias luego. Sin embargo, las remodelaciones y otros proyectos no esenciales pueden seguir esperando un poco más.

  • Pagar deudas y recuperar ahorros de emergencia

Si eres de los que han estado desempleados por más de 6 meses, también puedes haber sido parte de un 25% que durante ese tiempo han usado la tarjeta de crédito para pagar las cuentas (según un estudio realizado por el Centro de Investigación Pew en 2010). Si es tu caso, revisa las tasas de tus tarjetas y concéntrate, primero, en la tarjeta con la tasa más alta, según recomienda Scott Edelman, planeador financiero en Yardley, Pensilvania, y comienza a pagar las cuentas.

Ten en cuenta que las deudas con tarjetas de crédito pueden dañar tu historial crediticio y de allí la urgencia de pagarlas. En cambio, si tienes que pagar un préstamo sobre el capital de una propiedad o una línea de crédito, es menos urgente pues el interés es deducible de impuestos, y como la deuda está asegurada, no afectará tu historial con la misma severidad.

Canceladas, de a poco, las deudas, es momento de reponer las reservas de emergencia por si la próxima crisis no tarda en aparecer.

Tu objetivo es guardar, al menos, seis meses de costos de vida. «Si al mes te quedan 500 euros para tus gastos, separa 300 para pagar tu deuda y otros 200 para recuperar tus ahorros», dice un especialista.

  • Reconstruir el fondo para el retiro

Aunque no sea mucho dinero por mes, intenta contribuir al plan de tu nueva compañía de inmediato. Comienza con una pequeña fracción de tu sueldo y a medida que pase el ahogo incrementa de manera trimestral o semestral.

Ten en cuenta que necesitarás ahorrar mucho más para compensar las contribuciones y el crecimiento perdido en los meses sin empleo y, por otro lado, mientras más grande seas, más importante es adelantar tu tasa de ahorros.

Cuando tengas tu rutina en marcha, tus ahorros creciendo y tus deudas saldadas podrás empezar a destinar más dinero a tu estilo de vida y ya no sólo vivir al corriente.

Fotografía: Daquella Manera en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...