Pretensión salarial: ¿NS/NC?

En una entrevista laboral, una pregunta que incomoda y que puede dejarte fuera de juego es ¿Cuáles son sus pretensiones salariales para el puesto?. Aprende a sortearla exitosamente.

Con lo difícil que se ha puesto encontrar empleo, cada entrevista laboral a la que somos llamados se siente casi como un logro, de hecho, es digno de celebración cuando te enteras que has quedado preseleccionado aunque nunca más te llamen, sientes que has superado una meta.

Y tal es así que, a la hora de acudir a una entrevista laboral, muchas son las dudas que nos agobian pues el riesgo de perderse la oportunidad de conseguir el puesto es muy alto. Es necesario minimizar para asegurar el terreno.

Sin embargo, las pruebas se suceden y tu sigues entre el grupo de posibles candidatos, entonces, la duda te aqueja justo antes de la entrevista personal: ¿cuándo debes mencionar el sueldo que esperas ganar?

Cualquier desocupado en busca de un empleo sabe que revelar su compensación actual demasiado pronto podría afectar sus oportunidades de sueldo más alto o evaporar la posibilidad de cambiarse de industria resignando unos euros a cambio de una carrera más prometedora.


Por ello, aquí hay algunos consejos para aprender a negociar en el momento preciso en que el empleador tomará una decisión.

Aún más, si te encuentras desempleado desde hace mucho tiempo, no sólo tendrás la contra de la «desesperación» por un ingreso sino también puedes quedar desactualizado de los salarios promedios que se manejan en la industria y, entonces quedar como poco pretencioso y desvalorizar tu trabajo.

Al mismo tiempo, el alto índice de desempleo hace que la cantidad de rivales sea muy fuerte y eso, al mismo tiempo, hace que los salarios del puesto bajen: más demanda de empleo implica gente dispuesta a trabajar por menos dinero.

Aún así, todavía hay una forma de obtener el trabajo y el sueldo que quieres:

1. No envíes solicitudes de sueldo con tu currículo.

Cuando una compañía te pide que incluyas tus requisitos de sueldo en tu currículo, puede ser usado en tu contra; por lo tanto lo que debes hacer es decir de manera elegante que tus expectativas están abiertas o son negociables. Si eres el indicado, te llamarán y hablarán luego del salario.

2. No escribas tu historial de sueldo en tu currículo.
Escribir cifras específicas te pone en jaque, y reduce tu poder de negociación, evita estas referencias, incluso cuando hayan sido solicitadas por el empleador.

3. Retrasa las discusiones de sueldo hasta que conozcas bien el puesto.
Si un entrevistar quiere hablar de dinero en la primer entrevista es evidente que no busca al mejor trabajador sino al más barato.

Hablar de dinero demasiado pronto es poco práctico para tí, sobre todo si no tienes una idea acabada del puesto y sus funciones, así como el potencial de crecimiento para los próximos cinco años.

Por otro lado, un factor importante de negociación en el que siempre podrás ganar está relacionado al paquete de beneficios según el rango salarial en el que se sitúa el puesto al que aspiras.

4. Enfatiza lo que puedes ofrecer.

Una vez que hayan hablado de los detalles del puesto y de la compensación económica es necesario hacer hincapié en los aspectos del puesto que tienen un impacto directo en los ingresos y ganancias de la compañía.

Haz foco en lo que puedes ofrecer a la compañía, demuestra los beneficios que podrías ayudar a lograr y muéstrate interesado en el puesto y el desafío.

Fotografía: Fotopedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...