Evitar conflictos en el trabajo no es bien visto por los jefes

Los trabajadores antipáticos ganan más y tienen mejores cargos, pero ¿por qué?

Los trabajadores y el humor como determinantes de sus carreras

En toda oficina hay trabajadores «antipáticos» y de esos que parece que su objetivo diario es «agradar»; los primeros parecen coincidir con puestos de mando y años de trayectoria, mientras que los segundos en general se asocian a «los nuevos».
En el caso de quienes se muestran como los «buenos», lo que a priori parece una virtud, es en realidad su problema pues tienden a evitar conflictos, y eso no siempre es posible o pocas veces es bien visto en las oficinas.
Según un informe realizado por profesionales de las Universidades de Cornell, en Nueva York; Notre Dame, en Indiana; y la Western en Ontario, Canadá, las empresas necesitan personas que «frenen las dificultades y manejen equipos con disciplina, para que los más altos niveles se concentren en la dirección de la firma».
Es por ello que para un cargo estratégico se escoge a alguien que no se muestra indiferente o compasivo en exceso sino que, por el contrario, se prefiere a un profesional que sepa actuar con dureza, si es necesario. «Ser agresivo, que no irrespetuoso, es indispensable en una empresa», menciona la psicóloga laboral Elsa Patricia Fernández.


Las cualidades de un jefe son una parte esencial para que los empleados respondan con motivación o no a sus responsabilidades y, sin dudas, un jefe complaciente y poco firme no se muestra como una buena guía para un equipo de trabajo.
El superior es ‘el superior’, y si se quiere tener desarrollo en cierta empresa hay que buscar la manera de alinearse a la forma de trabajo que el mismo plantea pues se supone que si la empresa lo puso en ese cargo es porque su lineamiento se corresponde con el de la empresa. Además, hay que aprender a laborar con proactividad y con base en resultados.
Por otro lado, estas particularidades de la personalidad de los trabajadores también se corresponden con la retribución salarial de los mismos. Y aquí se presenta una diferencia entre hombres y mujeres pues siendo que entre las mujeres la rudeza no es bien vista y por el contrario son más favorecidas las mujeres simpáticas; en el bando masculino los hombres simpáticos no son bien vistos y, por el contrario, los rudos reciben mejores salarios.
La Academia de Management menciona en la encuesta que los comportamientos ‘poco amables’ funcionan en situaciones donde la competencia y la agresividad son valoradas y que esas valoraciones se dan especialmente cuando un trabajador se encuentra compitiendo por una jefatura o al momento de discutir condiciones de trabajo.
Fotografía: Lara604 en Flick
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...