De media jornada a jornada completa

No todos los trabajadores que se encuentran en plan de jornada parcial quieren esas condiciones laborales y, por el contrario, la mayoría desearía tener un empleo de jornada completa.

El empleo de media jornada es una salida rápida del desempleo

En España son pocos los trabajadores que se emplean, por diferentes causas, a jornada parcial. Muchos estudiantes, madres, personas con mayores a cargo o afortunados que han salido del paro cogiendo lo primero que consiguieron encontraron un trabajo de media jornada. Lo cierto es que el 13% de la masa laboral español se emplea a jornada parcial y sólo la mitad de ellos han elegido hacerlo de esa forma, el resto preferirían conseguir un trabajo a jornada completa o aumentar la jornada en sus puestos de trabajo actuales.

Según datos oficiales de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre, son 2,3 millones de trabajadores los que en España se ocupan a tiempo parcial frente al 18,8% de medio que se da en la Unión Europea.

Desde que el Ministerio de Trabajo impulsó en marzo nuevas bonificaciones al empleo a tiempo parcial para fomentar este tipo de jornada, aliviando las cuotas que pagan los empresarios a la Seguridad Social, la cantidad de empleo en estas condiciones ha crecido pero no sustancialmente (sólo se han firmado unos cuarenta mil contratos de trabajo más con esta modalidad), pues las empresas siguen prefiriendo las contrataciones temporales pues tienen un despido mucho más barato que un contrato indefinido aunque el mismo sea a jornada parcial.

Así, ni siquiera los esfuerzos del Gobierno español han sido fructíferos para paliar el desempleo español y acercarr los números nacionales con los globales de la UE donde el empleo a tiempo parcial está muy cerca del 20% y es utilizado para conciliar la vida laboral con la familiar.


Lo esperado era que en España, como sucede en Europa, la tasa de empleo parcial aumente y ello signifique mayor flexibilidad laboral, mayor tasa de ocupación y mejor conciliación laboral / familiar, sin embargo, en nuestro país, la misma ha sido causa de descontento de casi la mitad de los empleados bajo esta modalidad de empleo pues el sueldo no les alcanza y no consiguen un trabajo a jornada completa.

Cuando no sólo el empresario se rehúsa a aceptar la jornada reducida por los costos del despido, sino que también el trabajador se manifiesta en desacuerdo, la cifra, aunque haya sufrido un aumento en esta modalidad de trabajo, no es en absoluto un índice positivo.

Cierto es que indica que ha aumentado -mínimamente- el empleo, pero también es cierto que lo han aceptado porque no hay otra cosa y que el carácter indefinido que se ha querido dar a esos nuevos contratos son, para el empleado, temporales o pasatistas, hasta que consiga un empleo a jornada completa.

Fuente: Mundo Laboral
Fotografía: Koramchad en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...