Trabajar en una asesoría

Se distinguen por su especialidad, aunque suelen ofrecer más de una. Las más destacadas son la asesoría fiscal, la contable, la laboral, la mercantil y la legal. Todas las carreras relacionadas con el mundo de la empresa y el derecho te servirán para trabajar en ellas, pero seguramente quieras conocer más detalles. En ese caso, te recomendamos este artículo.

Asesoría contable, para no quedarse atrás en los números

Podría decirse que en nuestro artículo sobre trabajar en una gestoría, publicado recientemente, ya mencionamos las claves para trabajar en una asesoría. Y es que estas empresas suelen ofrecer ambos servicios, el de gestión y el de asesoramiento. Las compañías que solo gestionan, sin asesorar, cumplen directamente las directrices marcadas por el contratante, sin aconsejarle en ningún aspecto. Las que solo asesoran, por su parte, solo aconsejan al cliente, pero no llevan a cabo ningún trámite en su nombre. Así que muchas empresas incluyen ambos servicios ya en su misma definición: ‘asesoría y gestoría’, a lo que muchos añaden ‘consultoría’, que significa que también atienden dudas puntuales.

Como en el caso de las gestorías, las asesorías se distinguen por su especialidad, aunque suelen ofrecer más de una. Las más destacadas son la asesoría fiscal, la contable, la laboral, la mercantil y la legal. Se dedican, por tanto, a aconsejar en todo lo que tiene que ver con trámites legales, ya sea en el contexto de la misma empresa (como la gestión de empleados), en las relaciones con otras empresas, o en todo lo que tiene que ver con la Administración Pública (registros o impuestos, por ejemplo).

Hay muchos caminos para conseguir trabajo en una asesoría, dado lo amplio de su campo de actuación. Por lo general, se demandan diplomados o licenciados en Empresariales, Economía, ADE o Derecho. Sin embargo, y para según que especialidades, también se valora la diplomatura en carreras tipo Relaciones Laborales. Hay casos en los que incluso basta con ser diplomado, no importa en qué. Eso sí, los conocimientos en la materia a trabajar (fiscal, contable… ) son imprescindibles, por lo que un título universitario relacionado es lo más aconsejable.

En este tipo de empresas también son necesarios otro tipo de profesionales, como secretarias/ os o administrativas/ os. Una vía a considerar para quienes no disponen de la citada preparación académica.

Los ‘otros’ asesores

Una búsqueda simple en un portal de empleo mediante los términos ‘asesor’ o ‘asesoría’ nos remite a una gran variedad de ofertas, sobre todo relacionadas con la asesoría fiscal y contable. Sin embargo, de por medio se nos cuelan vacantes laborales de ‘asesor’ de todo lo que podamos imaginar. Las más habituales, ‘asesor comercial’ o ‘asesor inmobiliario’. En líneas generales, son eufemismos de ‘comercial‘ o de ‘vendedor‘, pues quienes publican la oferta consideran que ambas labores requieren de un asesoramiento al cliente. O dicho de otro modo, y siendo realistas, saben que la palabra asesor suena mucho mejor. Para acceder a estas ofertas suele bastar con el graduado escolar o bachillerato. Eso sí, nada que ver con aquellas de las que hemos hablado al principio. Ni en cuanto a sueldo, ni en cuanto a condiciones laborales.

Foto: DarcoTT WLA en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...