Trabajar de camarero en un crucero

Una de las oportunidades más atractivas para quienes desean un trabajo en cruceros es conseguir un empleo de camarero en el barco en cuestión. Es una profesión que no exige formación previa (aunque es muy posible que te pidan experiencia), te asegura contacto con la gente y tiene la ventaja de las propinas. Pero no es oro todo lo que reluce. También son muchas horas de trabajo y muchos días en el mismo lugar y con la misma gente. Aunque esto último más que un problema, igual te parezca un aliciente.

Un trabajo sacrificado, pero con buen sueldo y propinas.

Una de las oportunidades más atractivas para quienes desean un trabajo en cruceros es conseguir un empleo de camarero en el barco en cuestión. Es una profesión que no exige formación previa (aunque es muy posible que te pidan experiencia), te asegura contacto con la gente y tiene la ventaja de las propinas. Pero no es oro todo lo que reluce. También son muchas horas de trabajo y muchos días en el mismo lugar y con la misma gente. Aunque esto último más que un problema, igual te parezca un aliciente.

Como se trata de un oficio de cara al público, te valorarán muchísimo que sepas idiomas. El inglés es obligado y se da por hecho, y a partir de ahí todo lo que sumes será un plus en tu candidatura. En cuanto a la mejor manera de enviar tu currículum, te recordamos que en estos días hemos ido repasando en varios artículos el modo de encontrar trabajo en distintas empresas de cruceros. Pullmantur, Costa Cruceros o Royal Caribbean son solo algunos ejemplos.

El mejor aliciente de trabajar en un crucero, según dicen, es el sueldo. Muchas compañías pagan entorno a los 1.000- 1.500 euros por un empleo como el que hoy nos ocupa, cantidad a la que hay que sumar una aportación a modo de propinas que a menudo viene incluida en los precios de los servicios de restauración. Los clientes de estos viajes suelen ser agradecidos. El resultado es un salario importante, pero a cambio de dedicarle muchas horas a la labor, o como mínimo en horarios variables y en ocasiones duros.

El personal de un crucero, ya sean camareros, marineros o incluso artistas de los espectáculos, no pueden disfrutar de los mismos servicios a bordo que los clientes. Así que olvídate de tópicos como ligar con alguna clienta en el jacuzzi o invitarla a cenar al restaurante. El personal tiene su propia zona de recreo, menos grande y más modesta. Un lugar ideal, eso sí, para entablar conversación con miembros de la numerosa y variada plantilla.

Lo que sí que no es un tópico es que este trabajo permite conocer lugares nuevos. Echadas las anclas y con la clientela paseando por la ciudad de turno, es posible que el personal del crucero pueda hacer lo propio. Sin embargo, puede que también sea necesario a bordo, un lugar donde las cosas a hacer no se acaban con los pasajeros en tierra.

Para conseguir un contrato con una empresa de cruceros es indispensable aprobar un examen médico y una prueba de drogas. Quienes lo logren conseguirán un contrato que suele ser de seis meses, con un periodo de prueba de 90 días. ¿Te interesa la oportunidad? Lograrás un buen salario a cambio de un trabajo interesante, pero no de color de rosa. Toda experiencia requiere de sacrificios.

Foto: weisserstier en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...