Networking y sexismo

Profesionales de diferente sexo haciendo Networking.

Si «los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus», entonces están también en planetas diferentes cuando se trata de redes de negocios. Lo único que, en tal caso, hombres y mujeres emprendedoras tienen en común es que necesitan del Networking para posicionarse hacerse visibles, conectarse, hacer negocios y crecer profesionalmente.

Pero en el campo sobre todo dominado por los hombres, es fácil cometer errores mientras se mezclan con el sexo opuesto, incluso cuando se tienen las mejores intenciones.

¿O acaso ningún hombre pensó que podía usar los datos de contacto de una tarjeta de negocios para una invitación personal? ¿O ninguna mujer se sintió halagada cuando un colega masculino le estrechaba la mano con una sonrisa?

Ciertamente, los estereotipos están presentes en cualquier conexión entre hombres y mujeres profesionales o de negocios y se hace imposible separarse de una posición sexista: o feministas o machistas; la percepción de lo que acontece durante un evento de Networking se tiñe de diversas intensiones según quien lo mire.

Un caso típico sucede cuando una mujer ejecutiva se presenta en un evento luciendo un atuendo elegante y sensual. El hombre presume las intenciones de la mujer según su vestimenta.  Pero si en cambio la mujer -sabiendo que esto ocurrirá- opta por un conjunto más sobrio (y cerrado), entonces es una profesional anticuada y aburrida con quien no les interesa intercambiar tarjetas u opinión profesional.



El libro, «Redes de Empresas y el Sexo» (McGraw-Hill/Entrepreneur Prensa / Disponible en enero de 2012) explora este tema con un enfoque específico en las interpretaciones basadas en el género.

Con el apoyo de una encuesta en la que participaron 12.000 profesionales, así como entrevistas con ejecutivos de selección, el autor principal Ivan Misner revela las muchas capas de las complicaciones que surgen cuando miembros del sexo opuesto se unen para los eventos que se definen principalmente como un negocio a partes iguales y funciones sociales; es decir: Networking.

Evitar el conflicto con el funcionamiento de los estereotipos sexistas, mientras nos ocupamos de la creación de redes es un verdadero desafío para ambos sexos:

Los hombres tienen dificultades para evitar la actuación sexistas en los eventos de red y, de hecho, suelen comenzar sus alocuciones con «no soy sexista» o «No tengo nada en contra de las mujeres».

Pero una de las verdades reveladas en el estudio citado tiene que ver con la seguridad y no con el sexismo: las mujeres de negocios como las que tienen más miedo de ser asaltadas que los hombres.

La investigación encontró que el 64% de las mujeres dicen que nunca se sienten inseguras al salir de los eventos de networking, en comparación con el 82% de los hombres.

Fotografía:  Victor1558 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...