Los trabajos más raros del mundo

Comprobar que los dado del casino no están trucados, recoger las pelotas de golf que caen al agua o analizar heces de hace millones de años son algunos de los empleos más curiosos del mundo.

Muchas veces hemos hablado de ofertas para trabajar en hoteles, centros deportivos o con animales, pero seguro que ninguna era tan rara como los empleos que os presentamos hoy. Aunque son empleos con sueldos más bien normales, seguro que no nos dejan indiferentes. Porque no es lo mismo trabajar en un hotel como recepcionista o en el servicio de habitaciones que hacerlo de ondeador de banderas, como un trabajador de un hotel de la India que las ondea para ahuyentar a los pájaros del jardín.

Otro empleo hotelero raro es el de paseador de patos, a lo que un trabajador del Hotel Peabody de Memphis dedicó medio siglo. Su trabajo consistía en pasear a los patos del hotel hasta la fuente del jardín para que bebiesen y se refrescasen dos veces al día. Otro empleo muy estadounidense es el de balanceador de dados en los casinos de Las Vegas. Se trata de los encargados de comprobar que los dados no están trucados, y los contratan casinos, fabricantes de dados o autoridades del juego.

Pero para americanada, mascota de equipo deportivo, algo que ha llegado a todos los confines del mundo. Las de los grandes equipos tienen unos sueldos bastante elevados, y siempre podrás disfrutar de tu equipo preferido, animar a sus espectadores y cobrar por ello. Menos agradecido debe ser recoger pelotas de golf bajo el agua, para lo que algunos campos han contratado submarinistas.

La ufología es una de esas aficiones que podemos convertir en profesiones, para las que solo hay que saber moverse bien. Todo lo contrario que los desollinadores, que lejos de la imagen que encontramos en algunas películas se han convertido en auténticos profesionales. Para trabajar limpiando chimeneas es necesario ser un técnico altamente cualificado, con una gran formación en el apartado de la ventilación.

No podía faltar en esta lista testador de olores, un empleo que puede ser algo desagradable pero necesario para probar desodorantes, colonias, jabones u otros productos de limpieza e higiene. El sueldo no está nada mal, ya que ganan cerca de 25.800 euros al año. Y para acabar, patoecologista, o lo que viene a ser lo mismo, analista de heces prehistóricas, igual que uno de los protagonistas de ‘Parque Jurásico’. El perfil del patoecologista está a caballo entre arqueólogo, químico y biólogo, y el sueldo no está nada mal: 60.250 euros al año.

Fuente: La Información

Foto: Images_of_Money

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...