Los empleos del bosque

Además de la madera, la resina o el corcho los bosques también pueden generar empleo gracias a productos apreciados en la cocina las setas, los piñones o las frutas del bosque.

Con la crisis, muchas familias han decidido dejar atrás la ciudad y volver al pueblo. Uno de los primeros efectos de esta vuelta a los orígenes ha sido la dinamización de algunas zonas rurales, donde se han recuperado oficios que parecían extinguidos como el de los resineros y se empiezan a establecer negocios relacionados con el turismo rural, las energías renovables, etc. que además de evitar la desaparición de los pueblos o el envejecimiento de la población ofrecen nuevas formas de negocio.

Pero si hay una gran fuente de empleo escondida en nuestros pueblos, es el bosque. Desde PEFC, la Asociación para la Certificación Española Forestal, señalan que la madera, el corcho, la pasta de papel o las resinas que antes mencionábamos son los productos forestales certificados más conocidos en nuestro país, pero apuestan por ir más allá y proponen la cocina y los productos del bosque que se utilizan en la gastronomía como otro factor que impulse un modelo que dinamice todavía más la economía del medio rural.

Entre los productos que señala PEFC como nichos de empleo en el bosque están los piñones, las setas, las trufas o los frutos del bosque, algunos de ellos muy apreciados por la cocina de muchos países. Desde la Asociación también incluyen en esta lista al cerdo ibérico criado en dehesas, y añaden que gracias a estos sectores podrían impulsarse una serie de empleos relacionados a la explotación sostenible de los bosques, muy diferente del aprovechamiento que se les de hasta ahora.

La secretaria general de PEFC, Ana Belén Noriega, explica que la idea es convertir la recolección puntual de setas o piñones en un negocio que cree un empleo estable a lo largo del año gracias a la consolidación de una industria de transformación del alimento. Noriega destaca la idea de generar «empleos, no salarios» y concluye diciendo que si los bosques se convierten en la fuente de subsistencia de las familias los vecinos les prestarán más atención implicándose en su cuidado y su protección.

De momento, solo el jamón ibérico «De la Foresta» tiene el certificado PEFC España, pero la Asociación mantiene la esperanza de poder ampliar el catálogo de alimentos con este distintivo. Si no lo hacen no será por falta de bosques. España supera los 1’7 millones de hectáreas de bosques certificados, y cerca del 60% de esta superficie forma parte de espacios protegidos como la res de Parques Nacionales o Naturales o la Red Natura 2000.

Vía: EFEverde

Foto: jacilluch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...