Lenguaje corporal en el trabajo

El lenguaje del cuerpo puede acentuar o dar por el suelo con el mensaje que expresan tus palabras.

El lenguaje corporal en el trabajo transmite optimismo o aburrimiento

El lenguaje corporal es muy importante a la hora de comunicar tu dedicación, entusiasmo, optimismo, ganas de trabajar y profesionalismo. Incluso más importante que el vocabulario con que te expreses, si tu cuerpo se expresa de manera discordante, sin dudas prevalecerá lo que se ve de ti y no lo que se oye.

Por lo tanto, en el trabajo, ten en cuenta estos consejos para que tu cuerpo transmita el mensaje correcto:

Cuida tus modales

Por supuesto, puede ser incómodo sentarse, pararse, hablar y no saber qué hacer con los brazos y las manos. La gente suele resolver esto cruzando sus brazos frente a sus cuerpos o bien optan por estar inquietos, moviendo los dedos, o haciendo girar un mechón de pelo entre los dedos.

Pero lo mejor, la actitud más profesional es mantener los brazos a los lados en una postura erguida, derecha. Si te sientes incómodo, asegúrate de que tienes algo a que aferrarse, como un bloc de notas o archivo. No metas las manos en los bolsillos pues eso puede transmitir reticencia o cautela.

Además, trata de pensar en los movimientos de tus manos. Tus gestos deben ser pequeños e intencionales y no una distracción a lo que tu boca está diciendo. El uso excesivo del movimiento -mucho más cuando se habla- puede dar la impresión de que eres emocional o de que no estás seguro de lo que estás diciendo. Otros movimientos como el de señalar a alguien, incluso si tu voz es agradable, puede ser mal interpretado como la ira, un ultimátum, o un acusación.


Expresiones faciales

Hay quienes la llaman «cara de póquer» pero es por una razón: tus expresiones faciales, como levantar las cejas, rompiendo en una sonrisa o frunciendo el ceño, pueden hablar mucho acerca de tus pensamientos y emociones.

Piensa en lo que su cara está diciendo, incluso cuando la boca no se mueve. Una sonrisa pequeña y tranquila, siempre te hará parecer neutral, amigable y accesible, y asintiendo con la cabeza y levantando tus cejas muestran que estás de acuerdo.

Mantén contacto visual con la persona con la que estás hablando (o da miradas directas a todos en la sala cuando estás conversando con muchas personas). Mirando hacia arriba, hacia abajo o hacia un lado (o rodando los ojos) todos son gestos capaces de enviar mensajes diferentes, que probablemente no deseas enviar.

Sea o no estés manteniendo cualquier conversación, tu lenguaje corporal hará que algunas declaraciones tengan una connotación más fuerte. Y todo está en los detalles. Así que presta atención por igual a lo que estás haciendo, como a lo que estás diciendo para concordar y enviar exactamente el mensaje que quieres dar.

Fotografía: elleinad. en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...