El profesorado, cada vez más envejecido en los centros públicos españoles

España tiende hacia un sistema educativo con un profesorado envejecido, según datos de UGT. En los últimos ocho años se ha incrementado el número de docentes mayores de 50 años, mientras que se ha reducido a la mitad el de profesores menores de 30 años.

profesor

Los profesores menores de 30 años son cada vez menos en las plantillas de los colegios públicos, hasta el punto que se han reducido “prácticamente la mitad” en los últimos 8 años, según destaca un estudio sobre la ‘Población Docente Envejecida’ llevada a cabo por el sindicato UGT. Los centros públicos han experimentado un envejecimiento de sus equipos docentes, con cada vez menos profesores jóvenes.

La última edición del informe de profesorado muestra una evolución a la baja en el número de profesores menores de 30 años que enseñan en colegios públicos de España. Desde el curso 2006-2007 hasta el curso 2013-2014, se ha pasado de tener unos 39.886 profesores jóvenes a 20.709 docentes menores de 30 años en el sistema público español, lo que equivale a una reducción del 50% de este colectivo.

Los datos del informe apunta que este mismo curso 2013-2014 se ha observado un aumento de la franja de edad de los 50 a 59 años si se compara con el primer informe realizado; de modo que de 96.636 docentes se ha pasado a 124.820 profesores senior. Es decir, un incremento del 29% de la plantilla de profesores de centros públicos con más de 50 años; que señala un envejecimiento acusado de las plantillas de docentes y un futuro en esta tendencia.

En cuanto al resto de tramos de edad, el estudio apunta que el número de docentes de centros públicos de 30 a 39 años era de 138.436 profesores (29,02% del total, 21,33% en el curso 2006-2007) y unos 145.520 tenían entre 40 y 49 años de edad (30,51%, 21,4% en el curso 2006-2007). Además, un 3,26% del profesorado activo durante el curso anterior tenía más de 60 años, lo que equivale decir que unos 15.541 profesores todavía estaban dando clase con más de 60 años.

Con todo, el envejecimiento del cuerpo docente público es parecido al de otros países de la Unión Europea. Según el informe, el porcentaje de profesores menores de 40 años en España es del 34,2%; una cifra ligeramente por encima del promedio de los países de la UE, que es del 33,6% según consta en el documento.

Las comunidades con las plantillas más envejecidas

Las cifras presentadas en el informe de UGT muestran que el envejecimiento de las plantillas de profesores de centros públicos no es el mismo en todos los rincones de España. Así pues, las cifras con menor presencia de profesorado joven (hasta 30 años) son presentadas en Canarias (1,33%), la comunidad autónoma Extremadura (2,07%), la ciudad Ceuta (2,59%), Murcia (2,9%), Asturias (3,22%), Galicia (3,51%) y también el País Vasco (3,58%); aunque el resto de autonomías no presentan cifras que disten mucho de las autonomías con menos profesorado joven.
En cambio, Navarra (12,39%), Madrid (7,9%) y La Rioja (7,8%) destacan por ser las tres autonomías con mayor presencia de profesorado joven en sus aulas.

Le siguen Aragón (6,3%), la Comunidad Valenciana (6,04%) y Castilla-La Mancha (5,09%) tienen más profesores menores de 30 años dando clase. Por su parte Cantabria (4,69%), Baleares (4,61%), Andalucía (4,27%) y Melilla (4,04%)presentan cifras ligeramente superiores a la media española.

En el caso de los profesores de centros públicos con más de 60 años, las regiones donde el porcentaje es mayor son Ceuta (6,6%), Asturias (4,92%) y Melilla (4,72). Además, aquellas autonomías con cifras elevadas de docentes en la franja de los 50 a los 59 años se concentran también en Asturias (34,16%), Castilla y León (31,77%), La Rioja (29,49%) y Cantabria (28,26%); donde pueden llegar a suponer uno de cada tres profesores en activo.

Una década de jubilaciones y pocos jóvenes

La Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT (FETE-UGT) estos datos muestran una clara tendencia hacia el envejecimiento de las plantillas de profesores de colegios públicos, lo que obligará llevar a cabo una “renovación sustantiva” del claustro público en menos de 10 años. Y es que prácticamente tres de cada diez docentes podrá jubilarse durante la próxima década, dejando un gran número de plazas vacías.

Con todo, los responsables sindicales critican la reducción de las contrataciones de profesores menores de 30 años en los centros públicos, lo que implica un retroceso en la proporción de este colectivo respecto a cifras de años anteriores. Al respecto, FETE-UGT advierte que retrasar la incorporación de profesorado joven al sistema generará como consecuencia que “el ritmo de envejecimiento sea más rápido que el de incorporación de profesorado con menos edad”, lo que equivaldrá a un panorama de escasez de docentes.

Si se tienen en consideración las elevadas cifras de jóvenes que no han accedido a la docencia durante los últimos cursos, el sindicato advierte que la situación podría ocasionar «escasez de profesorado» y un «envejecimiento acelerado» de no aplicarse medidas correctivas. Así pues, en unos años vista, el sistema educativo público español podría tener dificultades por falta de profesores y verse obligado a hacer contrataciones masivas de docentes.

El sindicato señala como culpables de esta situación a “una serie de medidas de recortes” que se han hecho efectivas durante los últimos años y que han derivado en un envejecimiento de la plantilla a causa de no poder contratar a nuevos y jóvenes profesores. La tasa de reposición del profesorado ha sido una de las principales razones de que cada vez haya menos profesores menores de 30 años incorporados en el sistema educativo público.

Además, los responsables del estudio han empleado estudios de la OCDE para reforzar que el envejecimiento del claustro docente español «ha empeorado” en los últimos cursos. No es un problema que tomarse a la ligera, pues los estudios de la OCDE es una tendencia que afecta de forma grave a los centros de Alemania, Italia, Luxemburgo, Suecia e Islandia en las etapas de primaria, secundaria o ambas etapas. Estos países presentan niveles más bajos a las tasas de reemplazo propuesto por la OCDE, una situación en la que podría incluirse España en menos de una década.

Los estudios de UGT muestran que, curso tras curso, el tramo de profesores mayores de 50 años se incrementa mientras que el de jóvenes menores de 30 años desciende. Los responsables del informe apuntan que esta tendencia generará un desequilibrio en la distribución de los tramos de edad, que se manifestará en claustros docentes de profesores mayores y una escasez de docentes más acusada de la ya vista si no se toman medidas urgentes.

Medidas para evitar la escasez

Los responsables del informe ‘Población Docente Envejecida’ han hecho un llamamiento a las autoridades educativas para desarrollar una “planificación a medio y largo plazo” que tenga por objetivo prevenir la escasez de profesorado y evitar posibles reemplazos masivos. Según defiende FETE-UGT, es necesario revertir los recortes aplicados y recuperar la tasa de reposición hasta niveles “equilibrados”.

A estas primeras medidas de urgencia debería sumarse el trabajo de la administración para convertir la docencia en “una carrera atractiva” para que los estudiantes se decanten por esta vía formativa. Asimismo, proponen convertir la formación de los docentes en un “asunto prioritario” en las agendas políticas educativas, lo que ayudaría a elevar la calidad de la enseñanza de esta nueva generación de docentes españoles.

El sindicato también propone la adopción de otras políticas activas como mantener de forma indefinida la opción de jubilación anticipada voluntaria (a partir de los 60 años) en los docentes, lo que implicaría un incentivo para la marcha del profesorado de mayor edad y un incremento de la contratación de jóvenes docentes. El sindicato apunta que esta vía de jubilación “dio un buen resultado” cuando se aplicó en la etapa de la LOE, pues se “permitió el acceso a la docencia a un gran número de titulados jóvenes”.

Otra de las reclamaciones que hace UGT para mejorar la proporción de franjas de docentes es augmentar los haberes reguladores, subir la dotación económica de pensión máxima para docentes y promulgar del derecho de jubilación anticipada tras 30 años de cotización y sin límite de edad para este colectivo. También han reclamado que se desplace a los profesores de mayor edad a otras funciones como la gestión de las bibliotecas escolare así como realizar trabajos de apoyo o tutorización de docentes niveles.

Sobre este punto, FETE-UGT argumenta que el profesorado debe trabajar en unas condiciones “especiales” que antes no eran presentes en el sistema educativo; a lo cual se suma a que las responsabilidades de su función y “conflictos generados por la heterogeneidad del alumnado” hacen que los docentes en activo deban tener unas “buenas condiciones psicofísicas” para hacer su trabajo. Apartarles de las aulas se haría a cambio de ejercer de tutores de los jóvenes profesores o desarrollar otras actividades beneficiosas para el claustro y el alumnado del centro.

La batería de medidas propuestas por UGT combatiría el escaso número de profesores jóvenes menores de 30 años que actualmente hay en el sistema de enseñanza público, de tal modo que no se registraría un envejecimiento del claustro ni se registraría escasez o contrataciones masivas de profesorado durante la próxima década. En caso de no aplicarse estas medidas, cada vez más aulas españolas tendrán profesores de edad avanzada dando clase.

Imagen: profesor vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...