Diferentes maneras de dirigir a las personas

Para dirigir correctamente a otras personas hay que tener una actitud especial, una forma de vida diferente. Una auténtica voluntad de trabajar con su personal, ayudar, escuchar, alentar y orientar a que tengan éxito. Gestionar bien, por tanto, tiene mucho que ver con la personalidad de los managers.

Cada gerente debe hacer entender a los empleados su deseo de hacerlo lo mejor posible y crear un entorno que les permita hacer sus tareas en condiciones de excelencia. Más allá de la organización, de sus misiones, la planificación, gestión y control, el administrador debe crear ahora una verdadera asociación con los empleados.

Basado en las tendencias actuales, las teorías de gestión identifican varias formas de gestión. No obstante, y si se incluye esta definición en el tiempo básicamente existen tres formas de gestionar los recursos humanos de una empresa. Espero que los entendidos en el tema perdonen la sencillez con la que trato de llegar a un público amplio.

Gestión autoritaria, aquí solo vale lo que digo yo.

empleado dictador¿Cuál es la mejor manera de lograr los resultados? A esta pregunta algunos directivos se olvidan de las capacidades de sus empleados para pensar nuevas soluciones y utilizan habitualmente el imperativo, o incluso amenazas.
«Finalizar informe al mediodía”. “Otro paso en falso y…«.

Estos directivos parten de la premisa (teoría X) de que sus empleados son perezosos y debe ser controlados para llevar a cabo sus tareas.

Este tipo de gestión es de trabajo. Sin embargo, los empleados se convertirán rápidamente en zombies desmotivados; lo malo es que el “jefecito” no podrá hacer el trabajo por las personas que tiene a su cargo. El resultado de un manejo autoritario es el sentimiento de los empleados de ser desacreditados públicamente, por lo que no toman la iniciativa para resolver un problema …


Gestión laxa.

A diferencia de la rigidez de los jefecitos, el administrador de gestiónlaxa respeta la sensibilidad y los sentimientos de cada uno de sus empleados. Esta teoría (Teoría Y) es postular la voluntad de los empleados para ejercer correctamente sus funciones.
«Hubo un pequeño problema con sus datos. Todas las cifras son incorrectas. No va contra usted personalmente, sino que debemos encontrar una solución para que este tipo de error no se produzca en el futuro«.

Le pasa lo mismo que a la gestión autoritaria, una gestión tan débil no da buenos resultados, los empleados pueden aprovecharse de la situación y decirle a su director que termine el trabajo él mismo.

Modelo de gestión semi-estructurado. Un compromiso ideal.

El buen gerente faculta a sus empleados y trabaja junto a ellos para dar sentido a la actividad. No tiene que ser duro en cualquier momento, pero tiene que garantizar el buen funcionamiento de la empresa.

El buen gerente no sólo exige a sus empleados que hagan el 100%, es capaz de crear un ambiente que hace que quieran hacer lo mejor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...