Conviértete en un profesional con marca

El concepto de Marca Personal, bien conocida como personal branding, ya se ha impuesto, entre los profesionales en el mercado laboral, como una tendencia u obligación a cumplir. La Marca Personal, nos ayuda a descubrir y comunicar aquello que nos hace útiles y valiosos para otros. Contribuye a incrementar nuestro valor e influencia, trayendo consigo un mayor control sobre nuestras carreras profesionales, y también sobre nuestras vidas.

 

Marca Personal

Marca Personal

¿Competencia laboral? ¿Muchos postulantes para un empleo? El mercado laboral se presenta, desde hace un tiempo, sumamente competitivo. Muchos son los profesionales que están en constante búsqueda de conseguir un empleo, o mejorar el que tienen. La sociedad, a su vez, también se encuentra modificada, y sigue cambiando a ritmos muy veloces.

Con esta panorama actual, los profesionales se ven obligados a buscar algo que los distinga del resto, algo que les haga tener una ventaja competitiva, y, de esta manera, colocarse un paso delante de sus pares. Por ello cabe que cada uno se pregunte: ¿Estoy posicionado profesionalmente en estos cambios actuales? ¿Tengo una distinción para ofrecer?, o mejor dicho ¿Tengo una Marca Personal?

El concepto de Marca Personal, bien conocida como personal branding, ya se ha impuesto, entre los profesionales en el mercado laboral, como una tendencia u obligación a cumplir. Esta Marca, como la describe Andrés Pérez, autor de libros relacionados a la Marca Personal, nos ayuda a descubrir y comunicar aquello que nos hace útiles y valiosos para otros. Contribuye a incrementar nuestro valor e influencia, trayendo consigo un mayor control sobre nuestras carreras profesionales, y también sobre nuestras vidas.

Se relaciona, paralelamente, con la imagen personal de cada uno. Es esencial el cómo nos presentamos, el cómo nos comunicamos, el cómo nos vestimos, qué es lo que generamos en los demás, etc. Aquí cobra real importancia el concepto de Marketing, pero, esta vez, aplicado a nosotros mismos. En repetidas ocasiones somos testigos presenciales de cómo las empresas consiguen liderar mercados por el resultado de un excelente marketing en sus productos. Esto mismo, es lo que los profesionales deben traducir e implementar en ellos; un buen marketing personal para estar mejor posicionados en el mercado.

Muchas veces solemos escuchar que hay que venderse a uno mismo; y esto es una gran verdad si es usado correctamente. A los títulos profesionales y conocimientos adquiridos hay que venderlos; pónganse a pensar, por ejemplo, en la disputa de una oferta de empleo, el profesional que quede efectivo en dicho puesto será quien se haya vendido mejor, entendiendo al concepto de venta como la forma de transmitir lo que sabe, como se comunica, como es su imagen y perspectiva en la vida. Y esto es lo que hace a la marca personal: Si no tienes claro lo que ofreces, por muy arreglado que vayas no te servirá de mucho. Igual que si eres un profesional sumamente inteligente y competente, pero que no sabes cómo hacerte visible. Recuerden, de nada sirve venderse a uno sin bases sólidas que luego no sostengan la venta, esto lo único que traerá serán problemas e inconvenientes, desacreditando a la persona.

Marcar la diferencia

Marcar la diferencia

 

Tips para desarrollar la propia Marca Personal

Como ya hemos visto, una buena Marca Personal no solo nos ayudará a conseguir mejores ofertas de trabajo, sino que también nos hará más seguros de nosotros mismos, siendo esto percibido en los demás como característica positiva en nosotros.

Para aquellos que están en busca de desarrollar su marca o acentuar su estilo de vestir propio, les aconsejo presten atención a los siguientes ítems, para que el camino a transitar para encontrarse con su “marca” les sea más sencillo.

Autoconocimiento

Autoconocimiento

Autoconocimiento: Este es el primer punto a tratar. Uno debe comenzar a conocerse a uno mismo. Deberán realizar, desde su propia percepción, un objetivo análisis de las fortalezas y debilidades que tienen. En cuanto a los puntos que deban mejorar, también pidan opinión a su entorno más cercano, a veces resulta difícil poder desarrollarlo solo, y con el núcleo intimo se hace más sencillo de dilucidar. Identificar cuales son las motivaciones, intereses, habilidades y valores; como las metas y objetivos que tienen para el presente y futuro. A todos estos aspectos, se los deberá analizar desde lo personal primero, para luego encarar lo profesional de un modo más claro.

Comunicación: Luego de conocernos mejor a nosotros mismos, debemos encarar este segundo e importantísimo punto. La forma que tenemos de comunicarnos dice mucho de nosotros, pero no solo hay que  focalizar en la comunicación verbal, sino también en la comunicación no verbal, es decir, la forma de vestirnos, de gesticular, y demás. Por ello, hay que cuidar muy bien la imagen personal que es lo primero que entra visualmente, y una buena imagen transmite transparencia, honestidad, autenticidad, coherencia e integridad; cualidades que no hay que perder de vista para una buena Marca Personal. Desarrolla tus habilidades comunicativas, los cursos de oratoria suelen ser una buena salida para quienes son tímidos o poseen algunos problemas al momento de comunicarse claramente.

Paralelamente a focalizar en nuestro modo y forma de comunicarnos, esta la comunicación e interacción con los contactos. Se debe cuidar e ir ampliando la red de contactos: amigos, conocidos, compañeros de trabajo, colegas, etc, pueden convertirse en los intermediarios para comunicar la Marca Personal. Y tengan presente que es tan importante el como nos presentamos nosotros mismos, como lo que el resto puede decir de nosotros, a veces las referencias de ellos pueden ser nuestro mejor amigo o nuestro peor enemigo. Por último quiero comentarles, en este punto, que les puede ser de mucha ayuda los avances tecnológicos que se observan a diario. Un ejemplo concreto, en el que muchos profesionales ya han incursionado, es en escribir un propio blog para darse a conocer e imponer su Marca, siendo una herramienta adicional para buscar el mejor posicionamiento en esta sociedad tan competitiva.

Plan de acción: Una vez aclarado lo precedente, es hora de armar el plan a seguir. Para ello, lo primero que hay que tener definido es el punto de partida: ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? Luego se deben definir los objetivos y metas, y en función de cuales sean ellos, hay que desarrollar las estrategias para alcanzar dichos objetivos. Teniendo en claro donde uno quiere llegar y los resultados que quiere obtener, el camino a transitar será más sencillo y productivo. Por ultimo, pon manos a la obra y actúa!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...