Cómo trabajan los directivos españoles

Una serie de virtudes y falencias han colocado a los directivos españoles en un análisis muy puntilloso en que se destacan los principales logros y errores de la clase dirigente.

Cómo trabajan los directivos españoles

Cuando hablamos de empresas y de éxito, no podemos evitar habar de sus más importantes RRHH y, entre ellos, además de los talentos que toda compañía tiene, sus directivos, brújula de las acciones empresariales capaces de conducir al éxito o al fracaso.

Para averiguar cómo trabajan los ejecutivos españoles se realizó un estudio llamado «Extraordinary Leader Research España 2008 P&A» realizada entre 72 entidades, de las cuales el 70% eran pymes de menos de 250 empleados, y el 8% eran empresas muy grandes de más de 1.000 trabajadores.

En la encuesta -en la que se ha incluido un ranking de las compañías cuyos ejecutivos fueron analizados en sus funciones– se realizó una comparativa con los mejores puntuados: la alimentaria Saprogal, que obtiene un 4,24 sobre 5 fue la primera. Le sigue el Grupo Boreal (logística y transporte), una empresa de telecomunicaciones que prefiere el anonimato y el hospital Povisa.


Otras de las empresas españolas que también se han colado entre los primeros puestos de este ranking son: Air Nostrum, Estrella Galicia y el Grupo Pescanova. Mientras tanto, entre las empresas peores puntuadas se encuentra Pepsi Co.

¿Pero cuáles son las acciones de los directivos españoles que ayudan al posicionamiento y éxito de las empresas y que han ayudado a la determinación del ranking precedente?

Sin dudas, una de las carencias más grandes de los directivos españoles gira en torno de las relaciones personales y de, por ejemplo, fallar a la hora de ayudar al otro a desarrollarse; aunque también fallan en la gestión del trabajo por objetivos.

Por otro lado, entre las acciones que ayudan a sumar puntos, toman fácilmente la iniciativa y destacan en los apartados técnicos, como por ejemplo la orientación hacia los resultados.

En estos aspectos, las notas medias de los ejecutivos analizados ha estado entre los 3 y 4 puntos (siendo el máximo 5) y situando la media en 3,55; lo que significa que el directivo español promedio es competente aunque la nota promedio que se calcula se sitúa un 6% por debajo de la nota promedio mundial que es de 3,77.

En la estadística realizada se puede notar claramente cuáles son las funciones de liderazgo que inciden de manera directa sobre el resultado de la empresa y son, justamente, aquellos apartados en los que han obtenido calificaciones por debajo de la media mundial: La construcción de relaciones dentro y fuera de la empresa, tomar la iniciativa y ‘establecer metas exigentes y retadoras’.

John H. Zenger, consejero delegado de Zenger Folkman, subrayó que ‘Los estudios muestran que no hace falta ser perfecto, con destacar en tres o cuatro aspectos basta’.

Fuente: RRHHMagazine
Fotografía: Zoha N. en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...