Cómo sobrevivir a más de un jefe

En organizaciones modernas la horizontalidad genera la aparición de múltiples jefes a los que los trabajadores deben responder. ¿Cómo lidiar con las contradicciones y gestionar bien el tiempo para ser efectivo?

Cómo gestionar tu trabajo para responder adecuadamente cuando tienes más de un jefe

No todos los trabajadores tienen un solo jefe. De hecho, muchos de nosotros tenemos más de uno, dos o tres con quienes interactuamos diariamente y a quienes debemos dar respuesta toda vez que pasan por nuestro escritorio diciendo qué hacer y aunque el último en venir contradiga al primero en lo referente a hacer un mejor trabajo.

Cada vez más gente necesita aprender a gestionar muchos jefes y aprender una habilidad esencial en las organizaciones complejas de hoy, donde existen muchos departamentos interactuando y diversas necesidades que son satisfechas por los mismo trabajadores.

De acuerdo con Robert Sutton, profesor de ciencias de la gestión e ingeniería en la Universidad de Stanford y autor de Buen jefe, mal jefe, es muy común en estos días tener más de un jefe. «A medida que usted vaya a una estructura matricial, usted puede fácilmente tener entre uno y siete supervisores inmediatos», dice. Adam Grant, profesor asociado de la Universidad de Pennsylvania, Escuela de Wharton y co-autor de Las ventajas ocultas de jefes tranquilo, coincide.

«A medida que las empresas tienden a aplanarse y volverse horizontales, organizar el trabajo en torno a proyectos específicos, y el uso de equipos temporales para completar los proyectos, muchos empleados se encuentran en la necesidad de la presentar informes a los jefes de varios departamentos», dice. Si bien esto es más probable que ocurra en las organizaciones más grandes y complejas, es también común en la creación de empresas medianas y empresas familiares.


«En las empresas familiares son a menudo las estructuras de la autoridad borrosa las que generan la aparición de varios jefes y las funciones se superponen con frecuencia. Como resultado, los empleados pueden encontrarse respondiendo a varios miembros de una misma familia», dice Grant.

Reconocer los desafíos

Grant y Sutton están de acuerdo en que hay numerosos desafíos cuando se tiene que trabajar para más de una persona. Sin embargo, hay tres cuestiones principales que deben tenerse en cuenta:

  • Sobrecarga

Con más de una persona en la asignación de trabajo, uno de los mayores riesgos es simplemente tener mucho que hacer. «Si usted informa a los jefes múltiples que supervisan sus esfuerzos en las diferentes tareas y proyectos, es muy fácil para cada jefe que te traten como si no tuvieras otras responsabilidades», dice Grant.

  • Mensajes contradictorios

«Mientras más jefes se tiene, más mensajes contradictorios se reciben», dice Sutton y señala que a veces esto ocurre por ignorancia – sus jefes no son conscientes de lo que otros están diciendo – o porque la gente está presionando en base a sus propias agendas. «Los jefes diferentes a menudo tienen diferentes expectativas, y lo que impresiona a uno puede decepcionar a otro», dice Grant. «Cuando dirigí una agencia de publicidad, yo tenía una idea para ampliar la huella de la agencia de nuevos medios de comunicación. Lo llevé a mis dos jefes. A uno encantó. El otro lo odiaba», comparte Grant.

  • Lealtad

«Algunos jefes quieren saber que son tu primera prioridad. Si tienes más de un jefe que se siente así, es fácil quedar atrapado en el medio», dice Grant. Informar a más de una persona a menudo requiere que negociar entre las demandas que compiten por tu lealtad.

Fotografía: Fotopedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...