¿Cobra más un filólogo que un dentista, arquitecto o abogado? La respuesta es que sí

Aunque parezca una broma, un filólogo clásico cobra en su primer sueldo más que un dentista, un abogado y un arquitecto, entre otras carreras. A pesar de ser una carrera asociada con el paro, cobra más debido a la falta de trabajadores, algo que hace que la oferta y la demanda favorezca a los salarios de la misma.

Filólogo cobra más

Siempre que se elige una carrera, se buscan elementos que no solamente son vocacionales. Se busca ganar bien y una alta empleabilidad. Siempre que se piensa en carreras altamente remuneradas, se piensa en algunas como Derecho, Arquitectura u Odontología, pero jamás se piensa en Filosofía Clásica, la cual se asocia directamente con el desempleo.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Un buen filólogo puede cobrar más que un dentista, un abogado y un arquitecto, tanto que hasta los mejores estudiantes de la Evau la eligen. ¿Cómo es posible? Pues te explicaremos por qué puede ganar más que ellos y de qué manera.

Cómo gana más un filólogo que un abogado o dentista

Según la Encuesta de Inserción Laboral de Graduados Universitarios, el primer sueldo de un filólogo es superior al de otras profesiones. Un experto en lenguas clásicas cobra 23.900 euros de salida, ya que no hay mucha demanda y los salarios son públicos. Derecho está cerca, con 23.500 euros, aunque generalmente con más horas de trabajo.

Por otro lado, hay carreras aún peor pegadas. La arquitectura ofrece sueldos cercanos a los 20.000 euros, pero a cambio de muchas horas de trabajo. Por la cola nos encontramos a los dentistas, asociados siempre con el dinero, pero que en su primer empleo no ganan más de 15.000 al año. Con los fisioterapeutas pasa algo parecido, con 15.500 euros de salario.

El Grado en Filología Clásica tiene como mayor salida la docencia, pero tiene también otras salidas profesionales que suelen estar bien remuneradas. Puedes trabajar en investigación, asesoramiento literario y lingüístico en medios de comunicación, gestión cultural, asesoramiento en documentación, archivos y bibliotecas e industria editorial. Por otro lado, puedes trabajar en la gestión turística, en administraciones públicas y en mediación lingüística e internacional.

El problema con los conceptos preconcebidos

¿Cómo puede darse esta situación y no habernos dado cuenta? Pues porque nos basamos en prejuicios y en conceptos preconcebidos para elegir en vez de mirar los datos. Por ejemplo, si alguien quiere estudiar Filología Clásica, enseguida se asocia con el paro y se le dice que es una muy mala idea, ya que ese es el concepto que tenemos.

En realidad, lo que marca el salario de una carrera no es que sea de ciencias o de letras o que se asocie de forma cultural al salario. Lo que lo marca realmente es la oferta y la demanda. De hecho, con la Filología Clásica no hay tanta demanda debido a estas ideas preconcebidas, algo que hace que haya pocos titulados y que se impulsen los salarios para arriba. En cambio, las carreras donde hay muchos titulados no tendrán problemas para encontrar trabajadores, provocando bajos salarios, precariedad, ilegalidades e incluso desempleo.

Por este motivo, lo mejor es buscar los datos y no dejarse llevar por las ideas preconcebidas. Ya hemos visto que los datos son claros al respecto, señalando a la filología como una carrera bien remunerada a pesar de los mitos. En cambio, se ha dejado a los dentistas como mileuristas, a pesar de estar asociada con el dinero de forma tradicional.

Cómo elegir una buena carrera

Si vas a estudiar una carrera, deberías elegirla correctamente. Piensa que vas a estar 4 años estudiando (si apruebas a curso por año), sin contar el máster o el doctorado. Por ello, aprender a elegirla es fundamental para no perder el tiempo.

Fíjate en varios aspectos, como por ejemplo la empleabilidad y también el salario. Otra cosa en la que hay que fijarse es en el tipo de trabajo que vas a realizar y en si se adapta al tipo de vida. Por ejemplo, si eres una persona a la cual le gusta gastar, necesitarás un trabajo bien remunerado. En cambio, si eres una persona que no necesita tanto el dinero y tiene una vocación clara con algo, igual podrías decantarte por carreras más vocacionales.

Volviendo al ejemplo de la filología clásica, tiene varias salidas, pero la mayoría de las personas acabarán de profesores. Ser profesor es una buena salida, ya que se trabajan pocas horas, se está bien considerado y se gana bien. Sin embargo, no todo el mundo vale para la enseñanza, así que deberías tenerlo en cuenta. Además, es posible que tengas que aprobar una oposición si quieres una plaza fija, algo que muchos no están dispuestos a hacer. Por ello, ten en cuenta todas las variantes antes de elegir.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...