3 claves para poner en movimiento tu carrera

Si sientes que tu carrera profesional está estancada y desde hace hace varios meses -y hasta años- sientes que necesitas impulsar tu carrera, es momento que pongas manos a la obra pues por más que te encuentres en una gran empresa donde se supone que hay personal de Recursos Humanos encargados a fomentar y dirigir los planes de carrera de sus trabajadores, puede que no estés llamando la atención lo suficiente como para que se fijen en ti.

Y así, aparece la primer regla general que debes tener en cuenta si quieres poner en movimiento tu carrera profesional:

No des por sentado que los jefes y directivos saben que te lo mereces

No asuma que cualquier persona -jefe, compañero o subordinado- conoce el buen trabajo que estás haciendo y que saben de la injusticia de que sigas atado a ese escritorio. Todos ellos, probablemente están centrados en sus propios puestos de trabajo y preocupaciones, de manera que es tu misión hacerles saber cuán bien haces tu trabajo.

Sí, esto puede sonar a auto-promoción, y los auto-promotores no son los más populares en un espacio de trabajo pues son tenidos como arrogantes; sin embargo cuando hay méritos que reconocer, la auto promoción no puede ser tomada como un comportamiento inapropiado.


Si no tienes el perfil de quien va por los pasillos ufanándose de lo bien que ha hecho su trabajo, intenta que tus compañeros de trabajo conozcan tus obras y reconozcan su importancia. A cambio, tendrás que hacer lo mismo por ellos. Finalmente, puesta a rodar la promoción de un buen trabajo, el jefe y los directivos no podrán más que escuchar lo bien que haces tu trabajo y no podrán negarte cuando acudas a pedir tu merecida promoción.

Maneja tu imagen y reputación, además de hacer bien tu trabajo

Cuando se trata de rendimiento en el trabajo, ya sea en política o en una empresa, la percepción se convierte en realidad. Esto implica que debes manejar tu imagen y reputación, así como tu trabajo real.

La percepción que de ti tengan en la empresa es casi tan importante como el trabajo que haces tan bien y la misma se ha comenzado a formar desde el primer momento de tu entrevista laboral.

Si tu reputación es buena y desde el principio has dado la impresión de ser una persona capaz y trabajadora, debes ocuparte de seguir manteniendo esa imagen pues es la que te ayudará a escalar dentro de la empresa. Encuentra esa característica que hace que te destaques positivamente para trabajarla y mejorar la percepción que tus jefes tienen de ti, al mismo tiempo, trabaja en las características negativas que podrían estar trabando tu promoción: por ejemplo, dificultad para trabajar en grupo, etc.

Si no funciona, sigue adelante, no pierdas el tiempo

Hemos hablado de la percepción que tus jefes y compañeros tienen de ti y hemos visto cómo trabajar sobre la misma, siendo que ésta no haya sido negativa.

Sin embargo, es posible que tus compañeros de trabajo y que tu jefe tengan una muy mala imagen de ti, sustentada en algo que no depende de ti ni de tu trabajo. Porque les caes mal, porque no les gusta como te vistes o porque tomas el café con edulcorante, las razones pueden ser sumamente caprichosas cuando existe una especie de cofradía en el lugar de trabajo y tu pareces «sapo de otro pozo».

En estos casos, tratar de cambiar la impresión que tienen de ti es un trabajo arduo que no siempre da resultados. Si tu jefe y compañeros te han colocado dentro de un pozo, ¿por qué gastar las energías de ascenso saliendo de él cuando esas mismas energías puedes usarlas para escalar en otro sitio?

Mucha gente quiere «probar» que los demás están equivocados acerca de ellos pero es una pérdida de tiempo precioso pelear esa batalla cuesta arriba cuando los fundamentos de tu mala imagen no dependen de ti.

Fotografía: Victor1558 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...