Empleo público, dos vías de acceso interesantes

El acceso al empleo público se ha convertido en una cuestión de estado en muchas ocasiones, situando a los funcionarios en una posición de comodidad, de no trabajar… que no siempre es real, y a su vez haciendo de las plazas de empleo público un deseo de muchos ciudadanos, que ven en el funcionariado la solución a sus problemas.

Accede al empleo público

Para todos los que se planteen buscar una plaza como trabajador del Estado es importante conocer las vías de acceso y también concienciarles de que existen muchas plazas en las que la realidad y el mito distan mucho. En mi entorno conozco a unos cuantos funcionarios y no se caracterizan precisamente por no trabajar. Todos ellos trabajan en Servicios Sociales y ni por horarios ni por la dureza del trabajo se asemejan a las leyendas urbanas sobre el funcionariado. Cierto es que algunos organismos podrían rebajar la cantidad de empleados para algunos puestos públicos, cosa que ya se está haciendo, pero no caigamos en generalizar.

Una vez dicho esto, os comento dos vías claras para el acceso a las convocatorias públicas de empleo:

  • Oposiciones: la vía más clásica y conocida. A lo largo del año, el Estado convoca concursos de oposiciones para todo tipo de puestos. En estos casos los afortunados contarán con una plaza fija. Para ello se someterán a una prueba teórica, una entrevista personal, un concurso de méritos presentando toda la documentación requerida, y una puntuación final que dará lugar a las plazas obtenidas. Se trata de un proceso largo y cada vez las plazas son más reducidas en los momentos actuales. Para conseguir un puesto fijo mediante oposiciones deberéis dedicar, si es posible, toda vuestra jornada a prepararos durante meses. También debéis tener en cuenta que, dentro de las plazas opositadas, existen algunas reservadas para personas que ya trabajan como funcionarios pero todavía sin plaza fija. Son los conocidos como funcionarios interinos.


  • Bolsa de trabajadores: otra vía interesante para acceder al funcionariado son las bolsas de empleo. El Estado, los ayuntamientos, diputaciones… también ofrecen plazas para crear una bolsa de empleo que puede acceder a sustituciones más o menos extensas y así ir sumando méritos para futuras convocatorias. En este caso las pruebas son similares a las de la oposición, y de ellas se extrae una lista que forma parte de la bolsa y, en caso de necesidad, acudirán a ellas para cubrir plazas vacantes. Serán funcionarios interinos, y podrán aprovechar unas oposiciones para lograr la plaza fija que deseaban.

Como véis, desmitificar es importante y conocer cómo acceder al empleo público también. Esperamos que si de verdad os lo proponéis no olvidéis estos y otros consejos que ya os hemos dado en posts anteriores sobre la realidad del funcionariado.

Foto: willwhitedc en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...