Responsabilidad empresarial por el medioambiente

Compromiso, responsabilidad y conciencia sobre el medioambiente es un aspecto que las empresas debiesen rever. Por lo visto la empresa Red Bull, una entre muchas, no ha venido haciendo sus “deberes ecológicos”, y ha sido condenada a pagar una suma cuantiosa de euros ¿Es necesario llegar a este punto? ¿Por qué hay empresas que no se comprometen a cuidar el ambiente?

Responsabilidad empresarial por el medioambiente

Responsabilidad empresarial por el medioambiente

Compromiso, responsabilidad y conciencia sobre el medioambiente es un aspecto que las empresas debiesen rever. Actualmente, y desde hace varios años, el impacto negativo que generamos sobre el medioambiente es alarmante. Y dejo a conciencia de cada uno, desde su lugar, el análisis de las acciones que realiza por el medioambiente.

Las empresas, por su parte, deben llevar a cabo políticas, procurando el cuidado y preservación de la ecología y el medioambiente en su conjunto. Es una responsabilidad empresarial velar por ello, empleando métodos para minimizar los daños que puedan llegar a perjudicar al ambiente.

Por lo visto la empresa Red Bull, una entre muchas, no ha venido haciendo sus “deberes ecológicos”. La empresa ha sido condenada por la Agencia de Medioambiente británica a pagar una suma cuantiosa de euros.

¿Es necesario llegar a este punto? ¿Por qué hay empresas que no se comprometen a cuidar el ambiente?


Red Bull incumplió, en el transcurso de ocho años, las obligaciones que le correspondían sobre el reciclaje en el Reino Unido. Es por ello que la empresa debe pagar 319.733 euros, lo que equivale a 271.800 libras. Esta es la sanción más elevada que se ha impuesto en dicho país por este tema.

Red Bull, un ejemplo de las empresas que omiten el cuidado ecológico

Red Bull, un ejemplo de las empresas que omiten el cuidado ecológico

La legislación de Reino Unido es clara. Las empresas que generen más de 50 toneladas de embalaje al año y tengan un volumen de ventas anual superior a 2.3 millones de euros, se deben registrar en la Agencia Medioambiental e ir demostrando que cumplen sus obligaciones.

Una de estas obligaciones es la de pagar el reciclado de los residuos que generen. Situación que Red Bull, entre 1999 y 2006, ha omitido realizar.

La Agencia Medioambiental manifestó que esta empresa cuenta en su haber con 16 cargos en contra. Y, en el año 2007, Red Bull reconoció que no se registró como productor de residuos de embalaje debido a un “error” (las comillas son mías).

Aunque finalmente, debemos mencionar que la empresa cooperó con la administración. Pero yo me pregunto, a nivel general y no solo por esta empresa en particular, ya que existen infinidades de casos; si no se llegaba a este punto límite, ¿La empresa colaboraría o seguiría actuando en perjuicio del medioambiente?

Como dijimos, este es solo un ejemplo de la penosa realidad en lo que concierne a este tema ¿Cuánto más pasará para que las empresas tomen real conciencia de que deben implementar medidas para cuidar el medio ambiente? Por suerte hay excepciones, pero esto no debe ser así.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...