Personal Branding, vender tu propia imagen en el mercado laboral

Así seas un experto o un novato, una buena estrategia de comunicación acercará la opción que eres a los potenciales clientes quienes luego y en virtud de quién eres tomarán su decisión. Y aquí es donde valen las preguntas que has contestado al inicio y tu cartera de clientes y experiencia. Si no la tienes, destaca tu potencial; también vale.

Personal Branding

Tanto en el mercado laboral como en el mundo de las empresas la imagen lo es todo. Claro, esto no excluye el trabajo y la excelencia, las aptitudes y los conocimientos. Pero sin dudas, hoy podemos decir que si eres bueno, confiable, trabajador, eficiente y eficaz, pero nadie sabe de ti, no tendrás un empleo, o al menos no llegarás al lugar que te mereces por tus capacidades. Y todo por el marketing. O la ausencia de él.

El marketing no se limita a la promoción de productos, empresas o instituciones; no sólo se puede utilizar para vender productos y servicios, puede servir para que te des a conocer.

Ya sea que eres un profesional independiente o no, dueño de una empresa, socio o capitalista, tienes la oportunidad de destacarte, levantar la cabeza por encima del montón de gente con los mismos proyectos y ser visto por aquéllos que te necesitan.

Este tipo de marketing, que se ocupa de promover a las personas se denomina Personal Branding o Desarrollo de Marca Personal, que en términos simples, te enseña a venderte a ti mismo. Es decir, se trata de lo que se ha llamado en algún momento Marketing personal.


El concepto de Personal Branding o Marca Personal fue introducido por el especialista Tom Peters que expuso el término en su obra “50 claves para hacer de usted una marca”, en 1997.

Y, si bien el nombre de la estrategia pueda sonar novedoso, en realidad no lo es, aunque sí su aplicación a la esfera personal/profesional.

En realidad, de marketing feroz hemos visto y escuchado mucho pues es así como las primeras marcas consiguen sus puestos que no siempre es fruto de la calidad de sus servicios o materias.

Algunas de las empresas más reconocidas que utilizan este tipo de marketing son Microsoft, Adobe, Bank of América y Apple, que recientemente bombardeó los medios para asegurarse el éxito de su Apple iPhone 3G. Y lo consiguió.

Estas campañas, a gran escala, son extremadamente costosas y no esperamos ni promovemos que tú puedas hacer una equivalente para vender tus servicios o empresa, pero sí puedes usar algunas de las estrategias para destacar y sobresalir de un montón de personas que, como tú, buscan un empleo, mejora laboral o éxito empresarial /comercial.

Marketing personal

En definitiva, una persona que quiere destacar debe crear su propia marca registrada, para ser reconocido por el nombre o logotipo que elija para identificarse.

Eso sí, tener tu marca registrada puede demandarte algo de esfuerzo, sobre todo mientras intentas que la misma se consolide y tenga reconocimiento en ámbito social, laboral o empresarial; pero no te arrepentirás.

Lo primero a tener en cuenta es que debes ser el mejor experto en tu campo de acción; será vital que conozcas a fondo tu trabajo o empresa, tus características personales y profesionales, así como cada detalle de tu persona que pueda ser relevantes para dar información sobre ti.

Te servirá, además, conocer todas y cada una de las percepciones que existan sobre ti, cómo te valoran tus compañeros de trabajo, tus superiores, inferiores, vecinos, amigos, colegas, clientes y toda persona cuya opinión sobre ti aporte un dato que te ayude a venderte.

Necesitas saber si eres confiable y, en tal caso, cómo mejorar esa percepción o mantenerla para poder venderte como un profesional consolidado en cuyo historial laboral no podrán encontrar una sola fisura.

Esto último ayudará a que crees tu prestigio, que debe formar parte de tu slogan ya que es fundamental para facilitar a tus clientes actuales y potenciales su decisión de por qué elegirte a ti en vez de otro y por qué seguir confiando en ti para comprar o contratar los servicios /mercancía que ofreces.

De lo antedicho podemos resumir que desarrollar una marca personal no sólo consiste en asomar la cabeza por encima de la muchedumbre, significa tener metas y alcanzarlas, comprometerse con ellas, con la profesión y contigo mismo para desarrollar tu propia identidad profesional y usarla como una ventaja competitiva. Al fin y al cabo, a todos nos gusta descubrir que elegimos bien y tú debes dar a tus clientes razones para estar felices de haberte elegido.

Para iniciarte en la hazaña del Personal Branding y obtener así tu propia estrategia para venderte a ti mismo, lo primero que deberás hacer es cuestionarte.

Las preguntas que debes responderte concienzudamente son:

• ¿Quién soy?
• ¿Qué sé hacer?
• ¿Qué es lo que hago mejor?
• ¿Qué tengo para ofrecer?
• ¿Cuáles son mis valores personales?
• ¿Cómo lo comunico?

El Personal Branding es una noción totalmente holista donde confluyen los conocimientos personales con los los profesionales pero también engloba valores, habilidades y peculiaridades que son, en realidad, quienes consiguen destacar a cada uno y diferenciarlo del resto.

Verás, en las preguntas y sus respuestas, que no sólo es importante ser bueno en lo que hagas, es importante que seas conocido y que les digas a los demás que eres el mejor.

Aprende a desarrollar un personal branding:

Lo primero a tener en cuenta es que no lo harás de la noche a la mañana; si eres un joven profesional, tendrás que usar una estrategia todavía más fuerte porque no cuentas con trayectoria, experiencia ni referencias que son las mejores herramientas para mostrar al cliente potencial tu marca personal.

Los clientes, cada vez menos, quieren correr riesgos y, si no pueden saber que eres de confianza, contratarán a otro, aunque tú seas el mejor. Al fin y al cabo, sólo tú sabes que eres mejor y no tienes ninguna manera de demostrárselo.

marketing personal

Ya que necesitas decir que eres confiable, tu herramienta será la comunicación. Y una buena estrategia comunicativa es un sinónimo de éxito en Personal Branding.

Así seas un experto o un novato, una buena estrategia de comunicación acercará la opción que eres a los potenciales clientes quienes luego y en virtud de quién eres tomarán su decisión. Y aquí es donde valen las preguntas que has contestado al inicio, la opinión de tu cartera de clientes y la experiencia acumulada a lo largo de tu vida laboral. Si no la tienes, destaca tu potencial; también vale.

Recuerda que las marcas son relaciones que se construyen entre oferta y demanda; así que debes intentar que tu oferta permita identificarse con el mayor número de clientes, o al menos a ese segmento al que apuntas, que al fin y al cabo quien mucho abarca, poco aprieta y no puedes tener a todos contentos.

Si tu escala de valores se trasluce en tu marca, si tus objetivos son claros y concuerdan con los de tu cliente, entonces estarás contratado. Cuando hayas conseguido tu cliente, mantener un canal de comunicación abierto es vital para conservar el trabajo y promover que ellos te referencien entre sus contactos y ampliar tu agenda usando el tan efectivo y consolidado boca a boca, sin descuidar las anteriores estrategias comunicacionales.

Tú serás tu propia marca y tu trayectoria, tu prestigio y tu eslogan. Ahora debes salir a venderte.

Fuentes: Mujeres de empresa;Wikipedia;Personal Branding Magazine

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...