Pensamientos en Red

El pensamiento en redes un nuevo modo de procesar las ideas, un cambio en la estructura del pensamiento, para que la inspiración nos acompañe mientras planificamos, decidimos y realizamos, cualquiera sea el ámbito.

Es común pensar que, según preconceptos antiguos, las ideas innovadoras han sido obra de la mente iluminada de un solo individuo. Eso ha cambiado, ya que actualmente en las grandes organizaciones y el mundo globalizado, los desafíos son mayores y la competencia se juega principalmente en el plano de las ideas. Hace falta construir y utilizar la red de la creatividad de todos, es decir usar la unión para generar la fuerza.
Al poner las mentes en contacto, las fuentes de inspiración se nutren del medio ambiente en el que operan. La organización no es entonces un cuerpo extraño incrustado en el mercado, sino un reflejo creíble, sustentable, y a la vez, un agente de cambio e innovación.
Cabe destacar que cada líder alineado con su equipo, no sólo guía; sino que descubre, incorpora y gestiona el valor creativo, potenciando tanto el desarrollo como la calidad de vida de su gente, en la misma sintonía que el crecimiento de la organización y la expansión del negocio. Hacia fuera y hacia adentro se genera así un contexto de los recursos humanos con un desarrollo sostenido e inagotable.

Es necesario saber que para ser creativo y capaz de sintonizar con la creatividad de los otros y las tendencias del entorno, el pensamiento debe evolucionar desde un modo lineal a un modo en red. El pensamiento lineal establece sólo conexiones lógicas, secuenciales y ordenadas entre las ideas, que se conectan por proximidad y afinidad temática. La información que recibimos y la formación académica tienden a privilegiar este tipo de conexiones.

Se conoce también la existencia de un pensamiento intuitivo, más o menos consciente y desarrollado. En el pensamiento intuitivo las conexiones se establecen también con lo alejado y lo diferente, a veces hasta con lo aparentemente absurdo, a través de atajos. Se trata de un modo de conocimiento inmediato. La combinatoria de ambos tipos de conexión entre ideas, da como resultado un pensamiento complejo, integrador y original: el pensamiento en red. Pensar en red es reconocer, legitimar y entrenar ese modo inspirado y creativo de hacer para poder utilizarlo a voluntad.




Comenzamos a percibir y procesar un universo abierto, interconectado y en constante fluir, seleccionando naturalmente vías inéditas para la visión de la realidad. El pensamiento en red transforma el estímulo en inspiración y el azar en oportunidad. Vivimos en un universo de redes tanto tecnológicas como científicas, sociales y organizacionales.
En disciplinas como la física, la filosofía, la neurobiología, las teorías del liderazgo y del aprendizaje se está constituyendo un renacimiento. Las fronteras entre las disciplinas se disuelven en la búsqueda de una comprensión más profunda de la realidad, y de la capacidad de crear el futuro en lugar de reaccionar ante las grandes fuerzas.

Esta nueva forma de presentación de la realidad hace necesario poner en juego nuevas aptitudes tanto intelectuales como emocionales para no quedar inmersos en el caos y la confusión que generan el exceso y la multiplicidad de información. Para esto, hace falta desarrollar un pensamiento integrador capaz de detectar y “navegar” las redes.
Sólo en algunas personas, el pensamiento en red se encuentra naturalmente desarrollado
. No obstante, todos pueden entrenarse para alcanzar esta forma de funcionamiento mental y potenciar su capacidad de generar ideas creativas.
Mediante la práctica, a través de talleres de empleo y capacitación, es posible desbloquear las estructuras mentales que habitualmente neutralizan el pensamiento en red. Básicamente, se trata de ejercicios para derribar conceptos preestablecidos y prejuicios personales que generan ciertos circuitos obligatorios y otros prohibidos para el pensamiento. Estos «nudos» o «cortes» en la red impiden la realización de muchas conexiones potenciales que podrían originar grandes ideas.

Con la ejercitación es posible mejorar la comunicación con relación a las cuestiones internas y externas de la organización, para la generación y aprovechamiento de oportunidades, el liderazgo, el trabajo en equipo y la incorporación de la innovación.

Cuando se toma conciencia de que la mente creativa funciona en red, logramos hacernos dueños de nuestra creatividad, que comienza a fluir en todos los ámbitos, aprendemos a desbloquearla cuando nos abandona y somos capaces de inspirarnos en la creatividad de los otros para relanzar la nuestra.

Nos sentimos cómodos y familiarizados con nuestras ideas originales, las tratamos con la misma confianza y respeto que a nuestros razonamientos más formales, y vivimos con la seguridad de que conocemos el camino para reencontrarlas cada vez.
Básicamente, cuando se hace referencia a este tipo de pensamiento en red, se habla de un nuevo modo de procesar las ideas, un cambio en la estructura del pensamiento, para que la inspiración nos acompañe mientras planificamos, decidimos y realizamos, cualquiera sea el ámbito, pero está, sobre todo, previsto para actividades laborales donde la cooperación y la unión son fundamentales para conseguir objetivos comunes a favor de la empresa y con un beneficio propio, claro.

Estar en red, tiene que ver con entrar en sintonía con el mundo, y con la inteligencia y
creatividad de los otros, para percibir y procesar un universo abierto, interconectado y en constante fluir.
Tomar noción de esta red transforma, el estímulo en fuente de inspiración y el azar en oportunidad. Los períodos prolongados de funcionamiento lineal asfixian el pensamiento, enferman a las personas y hacen colapsar las redes de colaboración. Las ideas creativas que llevan a la realización exitosa nunca se gestan a solas en el interior de la mente. Las ideas están en permanente circulación, y al funcionar en red también las encontramos y las podemos utilizar. La creatividad es una fuerza vital que abre el camino al cambio. La creatividad no es una aptitud más, es la esencia misma de la vida. No es un lujo sino una necesidad emocional, física e intelectual.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...