Obama y los sindicatos

Obama cumple sus promesas electorales potenciando las posibilidades de los sindicatos en Estados Unidos. En cambio, en nuestro país los sindicatos dependen cada vez más de las subvenciones, ¿convocamos una huelga general en BuscarEmpleo?

Mientras que muchos españoles seguimos con el opio de gran calidad proporcionado por la victoria en la Champions League del FC Barcelona algo se cuece en Estados Unidos. Obama continua llevando la política social desde las antípodas de su antecesor George W. Bush. La prueba: George W.Bush sólo había invitado en una ocasión al Presidente de la confederación sindical AFL-COI a la Casa Blanca en ocho años. Y aún era ¡la ocasión de una cena oficial con el papa! Seguramente el protocolo le prohibía no invitarlo.

Barack Obama en Carolina del Sur

Barack Obama en Carolina del Sur

Al contrario, Barack Obama casi lo recibe cada semana. Es cierto que debe en parte su elección al puerta a puerta efectuado en su favor por los militantes del sindicato AFL-COI. Que este sindicato sostenga el partido demócrata, incluso financieramente, forma parte de la tradición del país.

Pero esta vez, Barack Obama asumió un compromiso con el AFL-COI: facilitar la implantación sindical en las empresas. Hasta ahora, era necesario que un 50% de los asalariados de la empresa aprobasen, votando a mano alzada, en el lugar de trabajo, la creación de una sección sindical para que ésta se llevara a cabo. La dirección sabía pues que había votado a favor y quien en contra, en muchas ocasiones actuaban en consecuencia pasado un tiempo.

Desde hace unos días, debería ser posible que el voto se hiciera por correspondencia. De manera más anónima que lo que permitía el modelo. Es el Employee Free Choice Act. Ya, la patronal y el partido republicano están totalmente en contra y han manifestado su rechazo contra esta reforma. Sin embargo, parece que Barack Obama está dispuesto a respetar su promesa de campaña electoral.



Que el Presidente americano tenga en cuenta del hecho sindical y los movimientos obreros es una necesidad si quiere humanizar la economía de mercado y obtener la paz social. Es algo que parece sensato desde nuestro punto de vista americano, pero que seguro que les ha costado más de un dolor de cabeza a los que estaban detrás de la campaña. Por suerte, en España no hay esa necesidad y existe una confrontación más o menos directa entre los que manejan el capital, sus grupos de presión (que suelen ser políticos) y los asalariados por otra parte.

En España tenemos una historia un poco confusa de sindicatos, en parte porque Paquito el de las rebajas de El Corte Inglés ilegalizó las centrales sindicales históricas y colocó sindicatos afines al régimen.

En parte, porque el señor Zapatero se ha encargado de untar con más de siete millones de euros a CCOO y a UGT respectivamente con los que mantener a más de doscientos mil vagos, perdón, de liberados. ¿Por qué creen que no ha habido ninguna huelga en nuestro país pese a la crisis?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...