Mentir o maquillar en el curriculum

Cada vez es mas dificil acceder a una entrevista de trabajo, por lo que cada uno se paña el como consguirla de la mejor manera que cree posible.
Mentir no es buena cosa porque enseguida se darán cuenta. Cosa muy distinta es el maquillar o resaltar más unas cosas que son subjetivas.

Pequeñas pruebas están ayudando a los entrevistadores a saber sin un candidato miente o maquilla su curriculum

Pequeñas pruebas están ayudando a los entrevistadores a saber sin un candidato miente o maquilla su curriculum

No es la primera vez que hablamos de este tema, pero visto como se está poniendo de feo el mercado laboral, así como la imagen negativa que están dando los participantes en la mesa por «el diálogo social», creo que es aconsejable el retomar este tema como una especie de recordatoria.

Además aprovechamos para tocarlo tras los resultados presentados por un reciente estudio realizado por Randstad, empresa de trabajo temporal en el que concluyen que el 21% de los trabajadores reconoce haber ‘maquillado‘ o exagerado alguna vez su currículum, especialmente en cuanto a los conocimientos sobre idiomas, para obtener un puesto de trabajo.

Como ya comentamos en otros artículos hay una gran diferencia entre mentir y maquillar o exagerar en un curriculum. Lo más comñun vien siendo el dominio de otros idiomas, donde mayoritariamente se dice poseer un nivel medio o alto cuando en realidad suele ser bajo o como mucho medio. Es el apartado que los candidatos a la oferta de trabajo creen que es más fácil de exagerar, y por eso últimamente se están produciendo pequeños test sobre idioms en las entrevistas. Realmente no podemos decir que se mienta, ya que el concepto de nivel bajo, medio o alto, será interpretado de diferente forma en función de quien realiza la entrevista.

Mentir no sirve de nada, ya que si te cojen en una mentira, da por finalizado el proceso de selección. Cosa muy distinta es el maquillar, o como digo yo, endulzar el curriculum.

Otro de los puntos done se suele exagerar es en la duración de los rabajos. Así cuando un candidato ha pasado períodos de tiempo en el paro entre sus diferentes trabajos, suele tender a largar los plazos de inicio y fin de los mismos, teniendo en cuenta que no está bien visto los períodos de inactivisdad. Un entrevistador experimentado sabe dar con estos lapsus.

Incluso hay caso de candidatos que recurren a mentir (no exagerar) sobre su eded o la fecha de nacimeitno, porque creen que una persona de mayor edad tiene más dificultades para acceder a un puesto de trabajo.

Tambié se exagera bastante en los cursos especializados.

A veces los candidatos dan información o bien falsa, sobre cursos que dicen haber efectuado y que no es verdad, o bien maquillan y exageran la formación recibida en los que realmente si han hecho. El buen seleccionador mediante preguntas como ¿qué conocmientos ha adquirido usted? ¿o ómo y cuando los ha puesto usted en práctica? detectat si es una exageración o una mentira.

Por último, también hay una tendencia a exagerar las labores o cometidos inherentes al puesto que desempeñan. Es la forma más habitual de conseguir dar la impresión de mayores responsabilidades.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...