Los chicos también se educan jugando en la calle

Los chicos también se educan jugando en la calle. Jugar con amigos en la calle los educa con el mejor de los ejemplos de la vida cotidiana, que no es lo mismo cuando se refleja por la pantalla del ordenador.

Los chicos también se educan jugando en la calle

Los chicos también se educan jugando en la calle

Como supongo harán cada uno de ustedes, hace uno días estaba en el consultorio de mi oftalmólogo  y mientras esperaba a ser atendido me puse a leer una de esas revistas que siempre encontramos en la sala de espera de cada consultorio al que asistimos. En mi no sencilla búsqueda de encontrar algo que valiera la pena leer, ya que las revistas que descansan en cada uno de esos sitios no suelen ser de las más interesantes, encontré una columna que atrapó mi atención, era de una periodista argentina de la que, para no mentirles, no recuerdo el nombre.

La columna contaba de un viaje de la periodista a Uruguay, donde en un pueblo de dicho país, después de mucho tiempo, había visto a un grupo de chicos jugando en la calle. La sensación fue absolutamente gratificante para ella. Luego de que las computadoras, la televisión y los videos juegos arrasaran con toda la atención de los más chicos, transformándolos en niños cesantes, con enfermedades de adultos y un índice de obesidad preocupante;  que un grupo de chicos redescubra lo hermoso de jugar en la calle con un puñado de amigos, es algo que no solo gratifica a esta periodista argentina, sino también a aquellos que nos enteramos de esto.

Ahora bien, ¿Por qué nos alegramos al saber que existen chicos a los que todavía les interesa jugar con sus amigos en la calle? ¿Qué tiene de importante esto?


Jugar con amigos

Jugar con amigos

La actualidad ha transformado a la calle, sobre todo en los países menos desarrollados, en un lugar muy peligroso, amenazado por la violencia y la inseguridad. Estas razones, junto con las que nombramos anteriormente (ordenadores, videos juegos, televisión, etc.), han hecho más difícil la permanencia de los chicos fuera de casa, en un lugar que no fuera un centro comercial o un shopping, y los ha prohibido de jugar a la rayuela; la mancha; el elástico, en el caso de las chicas; y el futbol en el caso de los chicos.

Cuando se juega a algunos de estos juegos en conjunto, los niños se educan también. Se educan con la mejor de las experiencias, se educan con el compañerismo, la amistad, y el ejemplo de lo cotidiano de la vida, que no es lo mismo cuando se refleja por la pantalla de un ordenador en donde el amigo más cercano se encuentra a miles de kilómetros por el otro lado del cable de red.

Por eso, hoy celebramos que un grupo de niños haya vuelto a la calle y alentamos la vuelta de los chicos a volver a tomar el control del barrio. Por supuesto, con los cuidados y recaudos necesarios.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...