Los adolescentes deben buscar apoyo familiar y profesional ante la aparición de una situación difícil como un embarazo no deseado

En esta entrada vemos cómo el adolescente debe enfrentar situaciones difíciles como un embarazo no deseado. La ayuda puede provenir del entorno familiar y/o de un profesional.

Aún recuerdo el otoño del 95 cuando algo más que hojas cayeron uno de esos días. Sucedió que la hija menor de mi tío, que por aquel entonces tenía 15 años de edad, había estado errática en esos últimos días. La familia lo atribuía a los típicos cambios de la adolescencia en donde las reacciones y conductas de los jóvenes son prácticamente imprevisibles. Pero no iba por allí el asunto. Todos los adolescentes pasan por estos cambios y el grado de tensión que se puedan crear en las relaciones familiares depende también de otros factores, por tanto no se puede atribuir toda la culpa a los cambios fisiólogicos que se están operando. 

Todo ese tiempo, mi prima había estado ocultando un embarazo no deseado. Al parecer ya llevaba cerca de cuatro meses y tuvo que soltar “el camión” que tarde o temprano se iba a descubrir. La pobre estuvo todo ese tiempo sin el menor apoyo, de mi familia por desconocimiento y del padre del niño por no reconocimiento. La noticia cayó como un balde de agua fría. Nunca antes en la familia se había suscitado un escándalo de esta envergadura, al menos nada de lo cual se tuviera noticias públicas. Lo más sorprendente es que la familia reaccionó unánimemente en forma contraria a lo que mi prima hubiese supuesto.

Imagen tomada de Flickr por fotografonatacha

 El apoyo a su situación fue inmediato y no se hizo esperar. En cuanto al padre del niño, pues la verdad era que se trataba de otra familia, por lo tanto, no había mucho por remover allí. Este recuerdo me dejó pensando en lo importante que debe ser la asistencia de la familia en estos casos y no debemos dejar todo en manos de los cursos de educación sexual que se imparten en la escuela. Generalmente estos cursos están orientados dentro de un marco teórico de lo que debe ser la educación sexual y la planificación familiar, siguiendo más o menos un modelo social que –a estas alturas- nadie respeta o coloca en su lugar debido. Más si tomamos en cuenta el hecho de que el inicio del proceso del embarazo ocurre en medio de un momento de placer y excitación, momentos en los que la cabeza fría brilla por su ausencia y cede ante el impulso hormonal que es fuerte en los jóvenes adolescentes.



A estas alturas, por lo general el adolescente busca otros adolescentes o en todo caso a un amigo o hermano mayor, o el hermano mayor de un amigo para plantearle sus problemas y buscar soluciones. Al adolescente que nos lee decirle que lo mejor es buscar consejos y referencias de personas más experimentadas pero que a la vez tengan un vínculo familiar ya que ellos verán el asunto con una óptica que fomentará el bien común de la familia. Por otra parte, también tienen la alternativa de acudir al psicólogo de su escuela que probablemente sugiera una reunión con los padres. No hay de que temer pues no será una reunión de carácter represivo sino más bien con afán conciliador buscando un nuevo equilibrio familiar ante la aparición de una situación determinada.

 Creemos que los padres deben darle continuidad a este trabajo que se realiza en la escuela. Y ese trabajo debe consistir en conversar con los hijos todos los días acerca de este tema, ciertamente con menos rigor y desde distintos ángulos. El objetivo no debe ser sancionar, criticar o reprobar sino todo lo contrario, asesorar. El adolescente por su parte deben hacer notar a los padres que si han acudido a ellos es para solicitarles ayuda y apoyo mas no reprobación. A veces los padres no se dan cuenta y es el adolescente quien debe hacérselo notar, que no están contribuyendo al desentrampamiento del problema, sino que más bien están poniendo más tensa la situación.

Cuando un hijo llega a la adolescencia, lo último que necesita es que alguien le esté diciendo a cada instante qué hacer o qué no hacer. A esas alturas los padres ya deben haber concretado el proceso de reconversión de su persona. ¿Cómo se logra eso? Si en la etapa de la niñez el sistema de educación del hijo en el hogar funcionó en base a una cierta verticalidad, en la adolescencia es el momento de virar todo el timón antes que el eje se quiebre. Ya en la pubertad los padres reciben los primeros signos de alarma en la embarcación cuando el hijo empieza a discutir algunas decisiones –en ocasiones con buenos argumentos- y deja de cumplir algunas de sus obligaciones o contesta de mala gana. Su personalidad ha empezado a surgir.

Imagen tomada de Wikipedia

 Es en esos momentos que los padres deben empezar a girar el timón. Ya cuando el hijo entró de lleno en la adolescencia, el timón debe estar completamente virado y prácticamente deben renunciar al rótulo de padres, para pasar a colocarse el título nobiliario de amigos de sus hijos. En efecto, nada distenderá más la relación que hacerse amigo del hijo. Las experiencias de cada día fluirán con mucha naturalidad y se buscarán unos a otros con denuedo para compartirlas y arribar a las mejores conclusiones. Sin embargo, siempre se les debe hacer ver que los padres llevan cierta ventaja sobre ellos pero no porque los hijos sean menos que ellos, sino simplemente porque tienen más horas de recorrido en las pistas y ya conocen lo que les puede estar esperando detrás de cada curva del destino.

A los adolescentes, decirles o sugerirles que traten de hacer sentir su personalidad en base a una conversación que muestre madurez, tratar de llevar la fiesta en paz y no exaltarse. Deben fijar su posición dentro d eun marco de cordura y altura, de esa manera sorprenderán a los padres y se ganarán otro nivel de respeto. El tema crucial para los padres es ganarse la confianza del hijo paso a paso, aconsejando y sabiendo llevar las riendas de la siempre atropellada trayectoria adolescente. Si el hijo llega a plantear temas tan delicados como la sexualidad con los padres, será un buen indicador de que el cambio de timón en su formación ha sido altamente exitoso.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...