La frustración laboral en la búsqueda del éxito

Manejar la frustración desde el punto de vista del análisis es poner energía en aceptar la situación y mantener la posición estable. La frustración, no como situación sino como vivencia, es desagradable pero no es en sí misma patológica.

En la mayoría de las empresas hay un número elevado de empleados que se sienten frustrados en su trabajo. Si bien están alineados con los objetivos corporativos y quieren generar valor, se ven frenados por el ambiente laboral o porque se les asignó una tarea inadecuada. Para las organizaciones, esto representa la pérdida de una oportunidad. Sin embargo, es improbable que los empleados frustrados expresen abiertamente sus preocupaciones, debido a su compromiso con los empleadores y a su escepticismo respecto de una solución.

Los factores que afectan el apoyo para el éxito guardan relación directa con la calidad gerencial de la empresa.

El cambio afortunado, en el nivel personal es un proceso que involucra el sistema de creencias, estados de ánimo, diseño de conversaciones, autoliderazgo, compromisos, construcción de relaciones y prácticas en la acción.

Las diferentes formas de liderazgo, actitudes culturales, problemas de carácter, incumplimiento de objetivos, planeación equivocada de procesos, son muchos de los escenarios que pueden hacer que la frustración laboral pueda tener consecuencias internas y externas al individuo que sufre este estado. Ante este hecho se plantean una infinidad de preguntas de cómo prevenirla y solucionarla y para cada caso existe una respuesta.

Por ello los modelos de recambio o reconstrucción de mapas mentales ante este estado consideran todos los aspectos psicológicos, emocionales, , físicos y mentales que de manera general puedan servir como herramientas, y lograr acciones que devuelvan a las personas o trabajadores la capacidad de ser lo que realmente son.



A lo largo del proyecto se han desarrollado diferentes temáticas que han servido para comprender la frustración laboral desde un nivel individual, pero todas esas ideas, sirven aún más si podemos encaminarlas a un recambio personal para lograr posibles soluciones.
Ante un estado de frustración, el trabajador presenta una crisis emocional, en diferentes escalas; desmotivación y falta de energía; en este escenario el empleado debe tomar una decisión, controlar las consecuencias o ser controlado por ellas; como todo problema que quiere resolverse el individuo debe estar consiente de su crisis y ayudarse, existen muchos profesionales en el área terapéutica que tratan problemas de este tipo, además existe mucha literatura de motivación, satisfacción laboral, y distintas otras formas de enfrentar una crisis, que pueden ser útiles para que el empleado no caiga en un círculo de conflictos y depresión, y en lugar de ello canalice esa energía reprimida en visualizar nuevas oportunidades.

Manejar la frustración desde el punto de vista del análisis es poner energía en aceptar la situación y mantener la posición estable. La frustración, no como situación sino como vivencia, es desagradable pero no es en sí misma patológica.

Un factor necesario para salir de vivencias desagradables, es poniendo la energía en manera que la angustia, la cólera o cualquier otra emoción ligada a la experiencia, no involucre un desborde.

En el ámbito laboral prevenir la frustración, es crear las condiciones para que todos los trabajadores desarrollen una autorrealización y que conciban logros e incentivos de a cuerdo a sus capacidades.

La capacitación de cursos de liderazgo, cooliderazgo y verdaderos líderes, es una manera preventiva para canalizar las energías de toda la organización y convertirlas en resultados o logros esperados.
Una medida preventiva de la frustración en el trabajo es la motivación constante en todos los niveles, ya que ello involucra el aprovechamiento de energía positiva y crea un clima agradable de satisfacción laboral.


Las frustraciones más grandes se forman cuando el trabajador se centra en lo que no pudo hacer sin registrar lo que sí pudo hacer. Una forma de prevenir el sentimiento de fracaso ó frustración es centrar la atención en los éxitos.

Algunos psicólogos consideran que la tolerancia a la frustración es un factor primordial en la adaptación del individuo. Manejar la frustración es poner la energía para aceptar el evento interno manteniendo una posición de valorización propia y activa, en relación con las circunstancias del entorno.
La inconstancia muestra poca tolerancia a la frustración. Una persona poco perseverante inicia todas sus actividades y avance en ocasiones, pero frente a situaciones que retan su confianza, las abandona y busca actividades que no lo intimiden. Este tipo de personas es muy vulnerable a la frustración, por ello una actitud importante para alcanzar alto grado de tolerancia a la frustración es la constancia. Como individuo capaz de aprender, la mejor forma de cosechar constancia es empezar a ser constante en pequeñas actitudes que estimulen la sensación de trazarnos un logro y luchar por él.

Baja tolerancia a la frustración, ésta se vive como un sentimiento de ausencia, y en consecuencia de esta falta surgen emociones de cólera, de miedo o de tristeza, con la diferencia de que la intensidad se produce al mínimo estímulo.

Una persona que tiene un nivel alto de tolerancia a la frustración necesita una frustración muy alta para que se enfade, se asuste o se ponga triste. Una persona con un bajo nivel de tolerancia a la frustración se asusta, se enfada o se pone triste ante una situación mínima o pequeña de insatisfacción.
Lo que muchos buscan, y en esa búsqueda se queda en la frustración es el éxito. Hay quienes lo definen como la paz mental, la autosatisfacción de saber que se hace lo máximo para llegar a ser lo mejor que eres capaz de ser. El éxito es un sentimiento, una actitud, una manera de pensar, de actuar y de ser, un modo de vida que se refleja en una paz mental.

El individuo realmente exitoso no es exitoso sólo por momentos o en situaciones de triunfo. Una persona exitosa siente esta paz y esta autosatisfacción en momentos de dolor, fracaso, rechazo y frustración, se mantiene firme, determinado y perseverante ante sus objetivos sin importar lo adverso de las circunstancias externas. Para este tipo de personas, el fracaso es la mejor oportunidad de crecer y de aprender.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...