Juegos en la tercera edad

El envejecimiento no es sinónimo de una vida sedentaria y rutinaria. Al contrario, envejecer puede ser una etapa llena de vitalidad si así se lo proponen. Hay que romper con los falsos mitos y creencias que ser anciano te impide hacer cosas divertidas y sociales. Es más, el jugar y participar de actividades recreativas ofrece un marco para que la vejez se mantenga activa, y las personas mayores tengan un lugar donde sociabilizar, entretenerse y sentirse realmente vivo.

Juegos en la tercera edad

La mentalidad general se orienta a pensar que los juegos forman parte de los primeros ciclos de vida. Así, en la infancia, los juegos son instrumentos eficaces para estimular y brindar un espacio de desarrollo, expresión y creatividad. En la adolescencia, algunos juegos siguen cumpliendo los mismos propósitos, pero muchos otros son solo objeto de diversión. Y llegando a la edad adulta y tercera edad, ¿Qué rol cumplen los juegos y la recreación?

Algunos ni siquiera podrán responder esta pregunta porque rechazan la idea, ya sea consciente o inconscientemente. Sin embargo, los juegos en la tercera edad son muy productivos y altamente recomendados.

El envejecimiento no es sinónimo de una vida sedentaria y rutinaria. Al contrario, envejecer puede ser una etapa llena de vitalidad si así se lo proponen. Hay que romper con los falsos mitos y creencias que ser anciano te impide hacer cosas divertidas y sociales. Es más, el jugar y participar de actividades recreativas ofrece un marco para que las personas mayores tengan un lugar donde sociabilizar, entretenerse y sentirse realmente vivo.


Según unos estudios, para que la calidad de vida de las personas ancianas sea realmente buena se deben cumplirse cinco aspectos:

  • Bienestar físico: Sentirse bien de salud, seguro, etc.
  • Relaciones interpersonales: Relaciones con la familia y el entorno social.
  • Desarrollo personal: Oportunidades de desarrollo intelectual, expresivas, negocios, etc.
  • Actividades recreativas: Actividades para socializar y recrearse tanto pasiva como activamente.
  • Actividades espirituales

Como se puede ver, las actividades recreativas colaboran con una buena calidad de vida. Incluso pueden ayudar a llenar otros aspectos que se fueron desgastando con el paso de los años. Nos referimos a las amistades y relaciones sociales. Muchas personas ancianas van perdiendo, por distintos motivos, a sus amigos; algunos se mudaron, se pelearon, etc. Al participar de actividades recreativas, las personas pueden desarrollar nuevos vínculos y formar nuevas amistades incrementado aún más la calidad de vida.

Así mismo, los juegos en la tercera edad otorgan muchos más beneficios. Algunos de ellos son:

  • Liberar tensiones y emociones
  • Canalizar estados de ánimos y la creatividad
  • Diversión y entretenimiento
  • Orientar positivamente las angustias
  • Reflexionar
  • Integrarse en un entorno social
  • Otorgar placer y un mayor bienestar corporal y mental

Por otro lado, si los juegos o actividades recreativas comprenden actividades físicas, éstas ayudarán a que las personas mayores mejoren su estado físico, la motricidad, los patrones del sueño y la circulación, entre otros aspectos, sintiéndose revitalizados y pudiendo disfrutar de esta etapa de la vida.

Con todo lo antedicho, debe quedar claro que los juegos en la tercera edad son un importante agente socializador que facilita las relaciones a la vez que ofrece diversión, entretenimiento y una mejor calidad de vida.

Fuente: Efdeportes

Foto: Centro de jubilados por Humberto Terenziani en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...