Fraggle Rock explicaba el modelo socioeconómico

Esta mañana comentaba con José Manuel un post anterior sobre el dinero que se gana y sobre que hay algunos perfiles que cobran un auténtico dineral por no hacer nada. Y ahora mismo me viene a la mente un tal Villalonga que se embolsó 10 millones de euros en diez días de trabajo en el Valencia. Son cosas del libre mercado intervenido por los Estados Unidos, ¿o no es para tanto?

El caso es que durante la conversación me salió una conexión un poco extraña y que tiene que ver con una serie mítica que vimos de pequeños toda una generación que ahora se dedica a hacer el borrico trabajando. Me estoy refiriendo a Fraggle Rock.

Dudo mucho que el genial Jim Henson intentara plasmar en un mundo colorista y dedicado a los niños nada que tuviera que ver con la lucha de clases o la coyuntura económica de la época. Vayamos al grano, Fraggle Rock está situado entre dos mundos. Dos mundos de los que saben aprovecharse perfectamente los fraggle ya que los explotan a su antojo como los grandes empresarios del planeta.

Los fraggle eran personajes de colores de unos 5 centímetros de alto, y poseen colas con un pequeño penacho de pelo en la punta. Evidentemente, los fraggle no trabajan, llevan una vida totalmente despreocupada. Si necesitan algo sólo tienen que quitárselo a los Curris o a los Goris. Emplean la mayor parte del tiempo en jugar, disfrutar de la vida y conocer el mundo. Es una especie de clase dirigente en un primer mundo. Uno de los personajes principales era Bombo y dedicaba su tiempo a limpiar calcetines. Prenda que los fraggle no necesitaban en absoluto. ¿A qué dedican el tiempo libre los directivos? A que los den una vuelta en un Fórmula 1, a jugar al golf, a participar en regatas en Nueva Zelanda… Cosas que no son en absoluto necesarias.

Los Goris son los humanos en Fraggle Rock, en concreto eran representados por una familia de granjeros. Los fraggles eran considerados una plaga por los Goris, porque les roban los rábanos. El primer mundo sigue robando la producción agrícola al segundo y tercer mundo. Incluso los agricultores españoles están todo el día quejándose de que no pueden competir con los precios de países como China, India e incluso Rumanía. Que el dinero se lo llevan los intermediarios, es decir, los intermediarios (los fraggle) son los que roban la ganancia a los agricultores (goris).

Dentro de Fraggle Rock vive una segunda especie de pequeñas criaturas humanoides, con las que siempre me he identificado (no se si correctamente). Son como unos antiFraggles, con sus vidas dedicadas al trabajo y la industria. Los Curris pasaban gran parte de su tiempo estudiando y construyendo todo tipo de estructuras inútiles por todo Fraggle Rock, haciendo uso de herramientas de construcción en miniatura y llevando cascos y botas de obrero. En esta clasificación entran tanto los trabajadores como algunos emprendedores que inician proyectos laborales, si el proyecto funciona el fraggle de tuno (a través de su multinacional) se lo compra al curri y luego normalmente lo destroza. Que finalmente tiene que seguir construyendo nuevos proyectos. Tiene que seguir trabajando porque es su destino.

Para asegurarse de tener siempre una gran cantidad de trabajo que hacer, los Curris construían con una especie de sustancia moldeable parecida al caramelo (hecha de rábanos) que les encanta a los Fraagle. Esta es esencialmente la única interacción entre Curris y Fraggle; Curris construyendo y Fraggles comiendo las sabrosas construcciones curris.

Como en el mundo laboral, el empresario se “come” el fruto del trabajo de los esforzados curris.

Es decir, el mundo gira alrededor de ese subtipo de personas a las que denomino Fraggles. Los goris y los curris forman parte del proceso de transformación de la materia necesaria para la buena vida del fraggle.

En una ocasión hubo una serie de libros de Fraggle Rock, uno de ellos se titulaba ‘La leyenda del Curri que no hizo‘. Este libro detalla la historia de un Curri que fue en contra de la tradición curri cuando paró de trabajar y estudiar. De acuerdo con el libro, “un Curri que no Hace”, de hecho, se convierte en un Fraggle. Y ustedes, ¿son curris, goris o fraggles?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...