En busca de la calidad de vida laboral

¿Qué es la calidad laboral? ¿A qué nos referimos cuando decimos que queremos el trabajo perfecto? ¿Cómo debe ser un empleo para que nos satisfaga por completo? Yo me pregunto y os pregunto esto porque pareciera que son frases que todos decimos pero que apunta a muchas situaciones y circunstancias diversas. Para algunos es trabajar pocas horas, para otros no tener presiones, para otras que les permita seguir creciendo… En fin, varias situaciones en las que nos adentraremos en este artículo.

En busca de la calidad de vida laboral

¿Qué es la calidad laboral? ¿A qué nos referimos cuando decimos que queremos el trabajo perfecto? ¿Cómo debe ser un empleo para que nos satisfaga por completo? Yo me pregunto y os pregunto esto porque pareciera que son frases que todos decimos pero que apunta a muchas situaciones y circunstancias diversas.

Para algunas personas, la calidad de vida laboral se relaciona a un empleo que les permita tener tiempo libre o a un empleo en el que tengan pocas presiones. Pero, ¿Es esto la calidad de vida laboral?

Según un artículo que he leído en Materiabiz, escrito por Fabiana Gadow, un trabajo de calidad es mucho más que tener tiempo libre y pocas presiones, y esto creo que es una verdad indiscutida. Con este trabajo se deben poder compatibilizar los objetivos laborales y personales, y llegar a un equilibrio en donde las expectativas que las personas depositan en el empleo, sean reales.


Dicho en otras palabras, un trabajo con el que una persona se sienta a gusto, puede o no tener que ver con el tiempo, las presiones y demás aspectos. Pero mucho dependerá de las expectativas que dicha persona tenga en el trabajo. Si una persona espera determinadas cosas de un empleo y no recibe ninguna, claro está que ese empleo no será de su agrado y le provocará reacciones de disconformidad y descontento.

En cambio, si las expectativas de un trabajador se corresponden con lo que el empleo y la empresa le ofrecen, la persona estará a gusto en ese empleo, generándole bienestar y una mejor predisposición para trabajar y conciliar el resto de sus obligaciones.

En este sentido, cuanto más altas las expectativas y más bajos los logros, mayor frustración y, por lo tanto, menor percepción de calidad de vida laboral.

Y esto nos lleva a otro tema conexo que depende de uno mismo y se relaciona con el cómo, cada uno, gestiona las expectativas laborales y cómo actúa en relación a las condiciones laborales. Continuando con el mismo texto, éste manifestaba que las personas no son víctimas, sino protagonistas de cómo viven o perciben el trabajo y su entorno.

Con esto, hay personas que siempre estarán disconformes con su empleo y criticando por no tener un trabajo que les dé una buena calidad laboral. Y si bien es cierto que hay cientos de empleos donde las condiciones laborales dejan mucho que desear, también hay personas que siempre miran lo que les falta para el empleo perfecto, y aunque tengan ese empleo, encontrarán algo para que sea imperfecto.

La calidad de vida laboral no es un concepto uniforme. Varía según las personas, empleos y expectativas y, retomando el inicio del post, creo que, como hemos visto, es mucho más que poder tener tiempo libre o pocas presiones. Es un equilibrio que depende de las expectativas personales, del desarrollo profesional, de lo que le genere el empleo a la persona y el entorno en el cual trabaja.

Es una filosofía, una modalidad de gestión y un proceso, que mejora la dignidad del empleado y los resultados de las empresas, pero en el marco del contexto cultural, político, histórico y social.”

Foto: Oficina por Ana Carmen en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...