El Teletrabajo y los riesgos exponenciales

Trabajar en línea tiene ventajas, tanto para empresas como para empleados, pero también se corren riesgos debido a la falta de precaución y prevención en medidas de seguridad que mantengan a resguardo la información que manipula el teletrabajador.

womanatscreen.jpgEl teletrabajo es una modalidad innovadora de empleo, con un número creciente de adeptos por todo el mundo que prefieren el trabajo a distancia y sin horarios antes que los empleos tradicionales y llenos de requisitos y exigencias que ya ha ingresado en el primer mundo y se implementa con buena aceptación. Pero el trabajo a distancia requiere la utilización de medios informáticos para comunicarse y para trabajar, es ésta la principal característica que diferencia el teletrabajo del ‘trabajo a domicilio’, donde estas características no se presentan, y es ésta la principal puerta de entrada a los peligros y problemas que es vulnerable esta modalidad de trabajo.

En el Teletrabajo se emplean tecnologías TIC (Tecnologías de la información y la Comunicación) que son básicamente todas las que procesan información para su uso o para su comunicación. Ejemplos de estas tecnologías están el propio Internet, la computadora, el fax, el teléfono móvil, etc. Pero la más utilizada en el teletrabajo es Internet, para la navegación en la web, el correo electronico y los tradicionales mensajeros instantáneos que permiten conectar al empleado con sus superiores y colegas. Compartir experiencias y adquirir conocimientos al mismo tiempo que ejecuta labores.

Así es como el teletrabajo se erige como una alternativa laboral que cada día se vuelve más sólida y viable, y que se conduce camino a transformarse en la nueva manera en que las personas definirán su tiempo, ocupaciones y, claro, su rol social. Es por la inminencia de estos cambios que es necesario formarse en las nuevas habilidades que son necesarias cultivar y manejar con gran destreza para volverse competente y competitivo en el nuevo plano laboral de la era informática.

En un futuro cercano, el teletrabajador se convertirá en el equivalente a un operario de las sociedades industrializadas y para ello deberá especializarse, así que aquellos que inviertan su tiempo, energía y recursos en la capacitación personal y de empleados en el área del trabajo con nuevas tecnologías, en un lapso de cinco años o menos desarrollarán una ventaja competitiva que será la base para definir su estrategia de desarrollo tanto personal como empresarial u organizacional.



Pero no todas son ventajas en el mundo del trabajo desde casa y, quienes más sufren son las empresas, aunque rápidamente podrían disponer de medio que reparen la situación, hoy las empresas con teletrabajdores notan un decrecimiento en el rendimiento del trabajador contratado con esta modalidad, y el costo de realizar sobre el trabajo un control de calidad es mucho mayor al costo del trabajo obtenido por medio del teletrabajo.

telework43.jpg

Otra desventaja a la que las empresas se enfrentan se refiere a la dificultad de establecer jerarquías en el organigrama y que las mismas se mantengan y respeten. Claro que mantener jerarquías es una característica del empleo tradicional y en el teletrabajo no encuentra medio ni razón de existir. Pero una de las dificultades que más preocupan a las empresas que comienzan a dar sus primeros pasos en ese medio de contratación responde a la Lealtad laboral; muchas veces, un teletrabajador se emplea en diversos puestos de empresas competidoras o no y, en ocasiones, suelen haber intereses en conflicto.

Ninguna de estas razones es suficiente para evitar el futuro del empleo virtual, ya que cualquiera de estas requiere de un simple contrato diseñado para proteger a la empresas de filtraciones de información, deslealtad comercial, etc. Pero sin ninguna duda, el mayor temor de las empresas respecto del teletrabajo no viene de sus empleados sino de los factores de riesgo externos y de las pistas que cada teletrabajador va dejando por la web y que vuelven vulnerable las medidas de seguridad de cualquier organización que, con falta de previsión, suelen caer en trampas que utilizan a teletrabajadores desprevenidos.

Es en el campo de la seguridad que Siemens ha detectado “los siete pecados capitales del teletrabajador”, unas prácticas que parecen inofensivas pero que son potencialmente desastrosas para la seguridad de las organizaciones. Los teletrabajadores utilizan ordenadores domésticos o portátiles ordinarias para trabajar y los datos son rara vez son cifrados o protegidos con contraseñas, lo cual hace que esos datos guardados sin celo sean fácilmente obtenibles por empresas competidoras que podrían beneficiarse enormemente si acaso pudieran urgar en esos documentos.

telework-recruiting.jpg

Según datos del FBI “el 9% de los robos de portátiles responden a casos de espionaje industrial, y el 97% de los portátiles que se pierden o roban nunca son recuperados”.

Si tan solo las empresas dedicaran un cifrado conveniente a los discos duros de las portátiles que utilizan sus empleados, se asegurarían que sus secretos no fueran accesibles a cualquier otra persona. Otra posibilidad es promover el almacenamiento de datos en la propia empresa y no en los discos duros d ellos ordenadores particulares, lo cual se realizaría fácilmente y de manera ‘on line’. Otro de los pecados capitales que cometen los teletrabajadores es acceder a sistemas corporativos y hasta a las cuentas bancarias desde entornos poco confiables.

Donde sea que haya WiFi o una computadora pública con internet, el teletrabajador se conecta y comienza su labor, chequea su correo y los datos de la empresa sin verificar la seguridad de la conexión o si existen mecanismos o programas para agendar contraseñas y datos bancarios o de otra índole que pueda interesar a un desconocido o a la competencia. La seguridad de los cybercafés no está orientada a la protección de los datos de los clientes sino al cuidado de la estructura de la empresa propia y al control de la no realización de actividades ilegales.workathomewoman.jpg

La falta de posibilidad de realizar back ups on line y la ocasional faltante de redes seguras de WiFi hacen que los datos que se transfieren se vuelvan vulnerables a pérdidas y robos on line. Esta problemática, según Siemens se soluciona otorgando un sistema alternativo de acceso a Internet, como pueden ser las tarjetas 3D que cada día son más accesibles y fiables.

El desprecio de las medidas de seguridad es una constante y será necesario trabajar en la concientización de los teletrabajadores para hacer más seguro el entorno de trabajo. Una de las primeras consideraciones que los trabajadores tienen que implementar es la referida a sus claves de acceso y a la importancia de que ese código sólo sea accesible para él; ésto significa no agendarlo, divulgarlo ni crearo con datos que cualquiera puede conocer.

Sin dudas una solución de raíz a este problema es la implementación de sistemas de seguridad con lector de huellas dactilares o de iris, por citar algunos infalibles. Si a ello sumamos que algunos programas fácilmente instalables por los teletrabajdores y que de apariencia inocente pueden traer grandes complicaciones en el ordenador con que se trabaja, como el eMule, Facebook y Hi5, deben ser erradicados por las empresas que, con solo quitar las propiedades de administrador sobre una notebook que le suministre estará evitando grandes complicaciones futuras.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...