El aula es un mundo

Los alumnos van aprendiendo a compartir día tras día las distintas actividades curriculares junto con sus pares, aunque ellos puedan tener distintas realidades sociales, culturales o religiosas. El comportamiento de cada uno de estos chicos, se refleja según lo que recibe en el propio hogar. Pues bien, un buen punto para analizar, por parte de los padres es respondernos a la pregunta ¿Cómo tomamos nosotros el hecho de que nuestro hijo comparta el aula con niños de otras culturas?

El aula es un mundo

El aula es un mundo

La integración cultural es el primer y natural paso en la escuela. Es donde se aprende a vivir con los otros respetándolos. Estas instituciones educativas son un espacio de la sociedad, donde siempre encontraremos personas de distintas etnias, culturas y estratos sociales. Inevitablemente también el aula se puebla de chicos de las más variadas nacionalidades.

Los alumnos van aprendiendo a compartir día tras día las distintas actividades curriculares junto con sus pares, aunque ellos puedan tener distintas realidades sociales, culturales o religiosas. El comportamiento de cada uno de estos chicos, se refleja según lo que recibe en el propio hogar. Pues bien, un buen punto para analizar, por parte de los padres, es respondernos a la pregunta ¿Cómo tomamos nosotros el hecho de que nuestro hijo comparta el aula con niños de otras culturas?

En la Corriere News, un periódico italiano dedicado a la educación, entre otros temas, Pan-Shu-Lin, una comerciante china, cuya hija estudia en una escuela de Italia, comentaba: “Mi hija en la escuela se encuentra bien, pero todavía no habla bien el italiano. Mi hija es muy buena pero le es muy difícil hacer amistades, por un lado porque habla poco la lengua y por otro porque a muchos chicos les cuesta acercarse a niños, como mi hija, que provienen de otra cultura.”

Esta reflexión es un fiel reflejo de lo que sucede a menudo en muchas instituciones educativas, y roza la discriminación.


Diversidad cultural y discriminación en el aula

Diversidad cultural y discriminación en el aula

Sabemos que los niños tienen la capacidad de adaptarse a las distintas situaciones y compañías, por lo que el alejamiento de chicos de diferentes culturas se acerca más a una “bajada de línea” desde el hogar que a una propia percepción.  Quizás, sin quererlo, con el comportamiento cotidiano, que como hemos dicho en varias oportunidades es el ejemplo que les damos a nuestros hijos, los padres muestran muchas situaciones que luego éstos traducen en tomar distancia de sus compañeros de aula de distinta cultura, religión, nacionalidad, etc.

No hace falta decirle “no debes acercarte a ellos” para que los niños actúen de tal modo. Cualquier ejemplo de la vida cotidiana podría servir para que los chicos interpreten esa frase. Imaginémonos la siguiente situación: Un padre, en presencia de su hijo, le dice a un amigo “Estos inmigrantes vienen a robarnos el trabajo”. Esto es suficiente para que el niño más tarde, en la escuela, continúe con el ejemplo de su padre.

Por eso, les propongo analizar esta situación y, además de alentar a nuestros hijos a compartir e integrar a aquellos chicos, estar atentos al ejemplo que les damos a nuestros niños, que aunque no lo creamos son muy perceptivos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...