¿Educar en casa adoctrina a los niños?

En el contexto español la educación en casa no se practica demasiado. En Estados Unidos este derecho está amparado por ley, según explicaban el diario El País en un interesante reportaje. Aquí el Tribunal Constitucional incluso ilegalizó la educación en el hogar en una sentencia de 2010 alegando que el derecho a la educación recae en el menor y no en su familia. Pero como no existe legislación al respecto hay familias que eligen esta opción sin sufrir represalias. Para los padres españoles frustrados por verse obligados a escolarizar en los colegios a sus hijos el modelo estadounidense es un ejemplo a seguir. Y el alemán uno a rechazar ya que allí se persigue activamente a los que eligen seguir esta práctica.

¿Educar en casa adoctrina a los niños?

Es difícil conjugar el derecho de los padres a elegir y la protección de la infancia.

La variedad de posturas de los países convierte el derecho de los padres a educar a sus hijos en el hogar en algo complejo. Los que defienden este modelo se escudan en que es un derecho reconocido por la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU. «Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos», dice la parte 3 del artículo 26 del tratado. En el repotaje citado en el párrafo anterior aseguran que en Estados Unidos hay aproximadamente dos millones de niños y adolescentes en edad escolar educados en el hogar por sus progenitores. Y parece que una de las razones más poderosas para elegir esta opción son las creencias religiosas. Es una forma de asegurarse de que los niños interioricen una serie de ideas y valores, como por ejemplo los del creacionismo, una tendencia ideológica muy extendida entre los norteamericanos.

Pero no sólo los motivos religiosos mueven a los padres a educar en casa. La tendencia también crece en EEUU por las familias que tienen a niños con enfermedades mentales o discapacidades físicas y prefieren no llevarlos al colegio o por los que temen el acoso escolar. Lo cierto es que parece difícil conjugar el derecho de los padres a decidir la instrucción que van a recibir sus hijos y la protección de la infancia. La escuela es el espacio principal de socialización para un niño y el hecho de que permaneza en casa puede aislarse de la sociedad. Además, no podemos saber si las familias que eligen esta opción están enseñando valores contrarios a las normas básicas de convivencia o a los derechos humanos. Puede que el modelo prohibitivo español no sea el adecuado, pero la solución tampoco parece hallarse en la permisividad estadounidense. ¿Cómo hay que educar en casa? ¿Habría que establecer algún tipo de control? ¿Qué opinas?

Foto: JavierPsilocybin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...