Confianza

En muchas ocasiones, os vais a encontrar con las puertas a las que llamáis cerradas o con un rotundo no y esto no tiene que dejar que desaparezca la confianza para seguir adelante porque sois conocedores del potencial bruto que tenéis, que debéis seguir puliendo e intentando alcanzar vuestra meta. Los rechazos no significan que no valgáis sino que debéis seguir intentándolo y preparándoos para ello. Así que es necesario que analicéis por qué os rechazan de forma objetiva para poder aprender. Las cosas no son fáciles y llevan su camino. La cuestión es llegar a la meta.

confianzaSiempre se habla de la confianza en uno mismo a nivel muy genérico y global sin especificar suficiente en este tema.

Es algo que se tiene o no se tiene. Qué ancho se ha quedado, pensaréis. Sin embargo, se puede trabajar para incentivarla o recuperarla. La confianza la podemos definir como “la percepción interna que tenemos de nosotros mismos, conformada por multitud de factores (vínculos familiares, experiencias vividas, personalidad, etc.) sobre las posibilidades que tenemos de alcanzar nuestra metas en la vida”.

La confianza en vosotros mismos comienza desde una temprana edad, tomando como referencia los patrones que nos enseñan y vemos en nuestros padres, principales pilares educativos. Por ello, el tener unos padres que potencien la autonomía e independencia para resolver las cosas sin dejar de dar su apoyo va a dar mayor seguridad en uno mismo.  El caso contrario es el de unos padres demasiado proteccionistas que le hacen todo a sus hijos, sin dejarles enfrentarse a los problemas solos. Esto supondrá una dependencia constante hacia ellos, que repercutirá en la seguridad de uno mismo; al depender mucho de los demás no se posee suficiente confianza como persona individual.

Las experiencias vividas en las diferentes etapas de vuestra vida os van a marcar en la conformación de la confianza en vosotros mismos en cualquier objetivo que os propongáis. Para comenzar, debéis tener claro que es necesario rodearse de otras personas porque el ser humano es social por naturaleza. Sin embargo, no podemos basar la confianza en nosotros mismo por lo que piensen los demás de nosotros. Va a ser imposible que contéis con una opinión favorable de todas las personas.

Debéis dedicar bastante tiempo a conoceros a vosotros mismos para ser conocedores de los puntos en los que destacáis y aquellos aspectos en los que tenéis más debilidades y poner empeño en reforzar estos últimos para transformarlos también en virtudes. Con trabajo, todo se puede conseguir.

Habrá que recordar que el que fracaséis o tropecéis en vuestros caminos no querrá decir que no valgáis o que no tengáis posibilidades. La confianza en uno mismo requiere tener claro que la vida es un aprendizaje que necesita distintas lecciones que debéis no olvidar para no volver a repetirlas. Las cosas llevan su tiempo conseguirlas y si creéis en vosotros mismos, sacaréis fuerza de donde no tengáis en los momentos de flaqueza.

Debéis ser positivos y encarar las caídas con optimismo, trabajando los errores para que la próxima vez salgáis victoriosos.  Muchas veces, las cosas no se consiguen porque estáis mal enfocados o porque os falta preparación para llegar al nivel requerido. confianza-1

Incluso en los momentos duros de la vida profesional en los que hay cambios, debéis ser fuertes y sacar el lado positivo y reforzar vuestra confianza en vosotros mismos.

En muchas ocasiones, os vais a encontrar con las puertas a las que llamáis cerradas o con un rotundo no y esto no tiene que dejar que desaparezca la confianza para seguir adelante porque sois conocedores del potencial bruto que tenéis, que debéis seguir puliendo e intentando alcanzar vuestra meta. Los rechazos no significan que no valgáis sino que debéis seguir intentándolo y preparándoos para ello. Así que es necesario que analicéis por qué os rechazan de forma objetiva para poder aprender. Las cosas no son fáciles y llevan su camino. La cuestión es llegar a la meta.

Vosotros transmitís constantemente lo que pensáis de vosotros mismos y si los primeros que no creéis en vuestras opciones sois vosotros ¿cómo lo van a hacer los demás? Sois vendedores e impulsores de vuestra marca personal; el llegar a los objetivos depende exclusivamente de vosotros mismos, de cómo lo enfoquéis y planteéis.

Muchas personas cometen el error de compararse con los demás para poder sopesar si han tenido éxito o no. No es correcto hacerlo, pues cada persona es un mundo.  Debéis de estar orgullosos de vuestros caminos y en caso de que no lo estéis, debéis ponerle remedio para rectificarlo y poder alcanzar lo que os propongáis.

¿Qué entendéis por éxito o fracaso? Porque cada persona tiene una percepción distinta de lo que significa cada cosa.

Todas las experiencias sirven y debéis de confiar en vuestras posibilidades por encima de todo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...