Cómo evitar ser despedido

Cuando todos tememos perder el empleo, sólo quienes se saben importantes, necesarios, útiles se afianzan en su puesto; ¿cómo ser uno de ellos?

Cómo evitar ser despedido en tiempos de crisis y pasar a ser el mejor empleado

En épocas de crisis, el fantasma del despido sobrevuela por doquier y parece tarea difícil espantarlo de alrededor de nuestro escritorio, sin embargo, existen fórmulas -no mágicas ni pócimas- que permitirán al trabajador contar con cierta seguridad de que la crisis pasará y su puesto de trabajo perdurará.

  • A pesar de que en la vida no hay imprescindibles, hazte necesario, extrañable:

Termina tu trabajo de manera eficiente y correcta y ofrécete para ayudar a los demás (y asegúrate de que tu jefe se entere). Así mostrarás que tienes capacidad y voluntad para trabajar en equipo y ayudar en otros proyectos que exceden a tus responsabilidades pero que, por el bien de la empresa, quieres brindar tu aporte.

Siempre te ayudará a postular entre los mejores empleados, sobre todo si esas tareas voluntarias que haces son en compañía de un supervisor o gerente que se encuentra a cargo de un nuevo proyecto.


Sé un instigador: Haz cosas que sumen a la infraestructura del grupo de trabajo, ofrécete para escribir estudios de caso, recopilar las mejores prácticas, iniciar un programa de mentores para los empleados subalternos u organizar un almuerzo para hablar sobre el desarrollo de negocios o de nuevas estrategias para atraer clientes.

«Me gustaría unirme al equipo de M & A, ¿hay algo en lo que pueda ayudar?»
En los momentos en que correr riesgos no es la mejor idea, sí es una buena estrategia estirar las zonas de confort y ampliar tu conjunto de habilidades, de manera que cada vez te vuelvas más valioso para tu equipo o empresa.

  • Redes y más redes:

«¿Por qué no nos juntamos para el almuerzo?»
Ya que este es un momento crítico, lo mejor es volver a centrarse en la creación y el mantenimiento de relaciones con colegas, clientes, antiguos compañeros de clase… y compañeros de trabajo para construir muchos aliados dentro de la organización, tantos como te sea posible.

Una vez más, siempre es más difícil despedir a personas con las que se tiene contacto directo que con las personas que no se conocen o tiene trato. De manera que colocar tu nombre y tu cara por cada lugar que puedas y ponerte en exposición de los gerentes y jefes las veces que puedas para discutir nuevas ideas de negocios o para hacerles saber que quieres ayudar en alguna otra tarea, es una buena idea.

Trata de ampliar tu red para que tenga mayor cantidad de gente tirando para tí como sea posible.

Fuente: Secrets of the Job Hunt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...