Cómo convertirse en un líder de opinión en seis pasos

Ser un líder de opinión es una tarea sencilla, de pocos pasos pero mucha constancia que no sólo puede depararte triunfos personales sino que recibas más y mejor reconocimiento dentro y fuera de la empresa en donde te empleas.

Un líder influencia y consigue reconocimiento extra en la empresa

Ser un líder, ser un influenciador no sólo tiene el valor del orgullo de contar por miles los seguidores de Twitter, fans de Facebook o citas en blogs; tiene el poder de que cualquiera sea el ámbito en que te emplees, la empresa que te contrata quiera cuidarte, te avalore aún más de lo que le significas en productividad neta.

Por supuesto que si, además, puedes sentirse un «evangelizador» en tu área o profesión te llena de felicidad, doble motivo tendrás para querer ser un líder de opinión, un gurú, alguien a quien nadie podrá evitar referir o referenciar cuando intente seguir el camino que has marcado tiempo atrás.

En la empresa, no sólo puedes ser conocido por tu mote personal, por una característica física que te distingue y que es más fácil de recordar que tu nombre y apellido, no debes conformarte con ser «el programador», «el secretario», «el del acento raro», pues de esos habrán muchos en las empresas a lo largo del tiempo y tampoco es una distinción digna de elogios. Necesitas establecerte como líder de opinión, un buen empleado que la empresa quiera tener y que jamás intente sustituir.


Para construir esa reputación de Experto que te llevará a ser un líder de opinión aunque no seas tú el más brillante y talentoso en el área, necesitas del apalancamiento, pues ningún brillo o inteligencia puede ser apreciado dentro de la organización si no lo reluces; y es este esfuerzo exterior el que se convierte en una cámara de eco que traerá dinero y respeto.

Aquí encontrarás una guía de seis pasos para poner en marcha tu liderazgo de pensamiento y conseguir ser el influenciador que los empleadores valoran y la competencia se esfuerza por tentar y conseguir llevar a sus filas.

  • Crear una sólida presencia en línea.

Los blogs son una buena manera de mostrar tu conocimiento y si creas buenos contenidos los motores de búsqueda premiarán el esfuerzo que deberás acompañar de una buena red de posibles replicadores en Twitter y Facebook para ayudar a promocionarte rápida y efectivamente en la red.

  • Alardear tus conexiones de alta calidad.

Siempre es fácil conseguir influenciar rápidamente si tienes buenas conexiones es por ello que necesitas alardear de ellas y aprovecharlas. Si un famoso te ha citado o respondido / comentado un artículo tuyo, hazlo saber al resto para que puedan admirarte.

  • Dar discursos públicos.

Tu reputación en el mundo real se dispara cuando haces presentaciones reales, desvirtualizadas por tanto debes comenzar a darlas, aunque sea en pequeñas organizaciones y reuniones profesionales hasta que puedas controlar muestras más grandes. La exposición real ayuda a la ubicuidad que necesitas para conectarte con las personas sobre las que quieres influir.

  • Aparecer en la televisión.

Quizás te parezca imposible que la TV se fije en tí, pero si haz realizado algunos de los puntos anteriores, probablemente ya tienes cierto prestigio y puede crecer el interés por entrevistarte. Si eso no ocurre siempre puedes pagar un espacio para exponer tu biografía, intereses y dominios.

  • Gana varios premios.

Lo que falta a la serie de pasos que vienes dando es que recibas premios y menciones que llegan como fruto del reconocimiento de las acciones que realizas en los medios virtuales y reales en donde querrán premiarte. Acude a recibir esos premios y, otra vez, alardea de ellos.

Si te animas a concursar con otros profesionales del rubro, mejor aún pues ayudará aún más a construir tu buena reputación.

  • Publicar un libro.

Tan simple o complicado como quieras, el material que has ido utilizando en tu blog, el fruto de tus investigaciones de la juventud, una recopilación útil con que te has lucido en un Congreso; todo es publicable y si bien puede darte algo de trabajo conseguir un contrato con una editorial; si has hecho bien los pasos anteriores no puede ser tan complicado.

Tener tu propio libro es el summun del liderazgo de pensamiento, es la clara muestra de que eres un influenciador y es por ello que el resto de las acciones que debes seguir ejercitando para mantener la rueda girando serán cada vez más fáciles y la colecta de seguidores y fans no dejará de multiplicarse por cientos y miles porque, ahora, eres un autor publicado.

Fuente: Harvard Business Review
Fotografía: UniversidadCatólica en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...