Claves para elegir un buen coach

Falta de confianza en sí mismo, nuevas funciones, necesidad de mejorar en la toma de decisiones… Las razones para recurrir al coaching son variadas. Mucho cuidado con precipitarse a la hora de elegir a su entrenador. Carrera profesional, formación, las necesidades, son elementos a tener en cuenta para no equivocarse. En buscar empleo os ofrecemos las claves para elegir un buen coach.

Es muy importante que se establezca una relación de confianza y unos objetivos, incluso antes de firmar el contrato. Hay una serie de cuestiones que ayudarán a que nos forjemos una idea del candidato:

¿Cuál es su trayectoria?
¿Qué es lo que le legitima para ser coacher o para ayudar a otros? A veces nuestro coach puede ser un compañero de trabajo con el que discutir de un tema. Esta es la razón por la que los cursos de coaching son muy variados.
¿Qué formación tiene? ¿En dónde tiene experiencia?
¿Qué formato de coaching nos ofrece? Desde el coaching flash, con ocho sesiones de una hora (por ejemplo) a un “curso” de veinte horas en jornadas de tres.
¿Tiene ejemplos de coaching que ha realizado?
Presupuesto.
Los objetivos que nos planteamos, ¿se pueden «atacar» desde el coaching? A veces los entrenadores son competentes para ayudarnos en algunas facetas de la problemática empresarial, pero no son un libro de soluciones para problemas de todo tipo.

Actualmente no hay ninguna legislación que enmarque la profesión de “coach”. Para hacernos una idea de sus competencias hay varias cosas que tener en cuenta: su formación, la experiencia profesional…

Los coachs son a veces miembros de una federación o de una asociación. Muchos de estos profesionales están jugando un papel activo en la profesionalización del coaching. Incluso hay algunos escritos deontológicos y éticos que encuadran su práctica.

El ICF, Internacional Coaching Federation, tiene presencia en 80 países y cuenta con 11.600 miembros. Propone un proceso de certificación internacional – con tres niveles – que se volverá obligatorio para sus miembros a partir de 2008. Esta certificación se basa en un expediente donde figuran el número de horas de práctica y formación. Se verifica cada tres años. Los coachs del ICF son supervisados por otros expertos.

La delegación española del ICF se fundó en enero de 2004 y, desde entonces, ha venido trabajando activamente para potenciar el coaching de calidad en España según los principios de la ICF.

Con el fin de compartir conocimientos y experiencias organizan un ciclo de mini-conferencias, además de celebrar un evento anual, las Jornadas Profesionales de Coaching, una cita impresicndible para profesionales de coaching y del ámbito de los recursos humanos.

Las herramientas del entrenador

Las herramientas del entrenador son numerosas: enfoque sistémico, análisis transaccional, PNL… No son nuevos y la mayoría utilizan recíprocamente los suyos. Y si no se elige a su entrenador en función de sus herramientas.

La escucha activa.
Más allá de la escucha, se trata, en un debate, de estimular la reflexión del “entrenado” sin influirlo ni aconsejarlo. Eso implica a la vez la reformulación o también el análisis de comunicación no verbal, de las emociones o también de las posturas.

El análisis transaccional.
Teoría de la personalidad y práctica terapeútica que permite, partiendo de la observación de los distintos niveles de comportamiento, incluir y modificar las relaciones interindividuales. Estos niveles van del microcomportamiento de algunos segundos, el tic por ejemplo, a la manera en que una persona elige llevar su vida. Una de las finalidades del análisis transaccional es tomar conciencia de los conflictos.

El enfoque sistémico.
Al igual que el análisis transaccional, se trata de analizar e incluir la dinámica de un sistema. El enfoque sistémico permite de precisar lo que está en juego, incluir el contexto y hacer hincapié en la interacción entre la parte y el todo.

PNL : programación neurolingüística.
Es muy corriente ver a un entrenador con master-curso de experto en PNL. Se trata observar y analizar los hechos humanos a través de su manifestación oral y gestual. La hipótesis básica es que es posible de modelizar cada comportamiento o aprender nuevos. La PNL propone pues ampliar la paleta de comportamientos posibles según las situaciones.

El análisis del comportamiento.
Este método se basa en la observación del comportamiento de una persona en función de sus estímulos (recompense/castigo) y no de sus pensamientos. Al actuar sobre estos estímulos, es posible reacondicionar a la persona para que actúe en su propio interés o evite comportamientos nocivos.

Imagen de Coaching de Ode.es

Los límites de la relación coach-empresa

La empresa debe verificar que el coaching se hace en un marco determinado, con una duración prevista y con un contrato definido por ambas partes. Si no se hace esto, la relación puede convertir al entrenado en cautivo de su coach. Como en todos los ámbitos que afectan al ser humano, los riesgos de manipulación están presentes.

El entrenado debe establecer relaciones amistosas con su entrenador. Hay teóricos que hablan de que el coach está asumiendo las funciones que antes tenía la familia. Esta es la razón por la que, con el coaching, se sustituye a un vínculo orgánico por otro. El entrenador debe demostrar empatía pero debe también seguir siendo directivo sobre la marcha del proceso de trabajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...