Balance y proyección: Qué hacer en vacaciones

Si eres de los que esperan las vacaciones con ansias y tus compañeros o clientes notan en tus ojeras que «necesitas» urgente de la llegada de las mismas, quizás debas plantearte una meditación profunda sobre cómo administras tu energía.

Meditar y equilibrar las energías para evitar el desgaste en el trabajo

Si eres del grupo de trabajadores que le toca vacaciones en Agosto ya debes estar deseando con ansias que llegue el momento de tu «quincena« y es que, luego de casi once meses de trabajo incesante, la ansiedad y locura aparecen en las últimas horas previas a entrar en vacaciones.

Ya sea que te vayas a la playa, a la montaña o te quedes en tu casa, probablemente uses esos días de descanso para «recargar energías» que no has conseguido durante los fines de semana o los feriados del calendario anual.

Pero, ¿has pensado si acaso administras bien tu energía?, ¿eres eficaz con al administración de la misma?, ¿priorizas, planificas y ejecutas tus acciones a conciencia para evitar el desgaste?.


El hecho de llegar tan cansado a las vacaciones debería ponerte a pensar que no administras bien tus recursos energéticos y que necesitas un modelo de gestión eficaz para aprender a priorizar, planificar y ejecutar tus acciones. Quizás estas vacaciones puedan servirte para meditar sobre estos asuntos.

Debes tener en cuenta que, en la medida en que no consigas la optimización de tu energía afectarás, aunque no lo quieras, la calidad de tu trabajo (u otras acciones) y, por supuesto, se notará en cómo y cuánto te involucras, te motivas, te determinas, te enfocas y concentras.

Tu energía está compuesta por niveles que se conectan y comunican: física, mental, emocional y espiritual; y la forma en que se afectan unas a otras no es ningún misterio: si duermes poco tu cuerpo está cansado; si discutes con alguien no estás de humor para producir; si estás intranquilo no te puedes concentrar.

Durante tus vacaciones, bien puedes tenderte a tomar sol, leer un libro y descansar del trabajo, al que deberás volver en poco tiempo y cuyos problemas están allí, esperándote. Cambia la manera en que administras tu energía y evita sufrir el síndrome post vacacional y tener que poner, otra vez, la cuenta regresiva en 11 meses.

Intenta meditar sobre tu forma de encarar tu trabajo y a estimularte para que tu trabajo y tu productividad sea la misma un lunes que un viernes, en septiembre o en marzo; y que las vacaciones venideras te sorprendan con energía y sin pendientes.

Es importante que seas consciente de tus niveles de energía a lo largo del día, semana y meses. Que entiendas cómo tus diferentes niveles de energía se comunican y afectan para que aprendas cómo equilibrarlas y qué medidas te pueden ayudar a compensar cuando te sientes carente de una de estas energías.

Fuente: RRHH Magazine
Fotografía: Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...