3 maneras fáciles de tratar con compañeros de trabajo difíciles

En un ámbito de trabajo, los roces entre personas pueden afectar la productividad laboral o crear un clima tan hostil que quieras renunciar. Aprende a lidiar con estos «malos compañeros de trabajo».

Se encuentran en casi todos los lugares de trabajo y pueden causar aumento de los niveles de estrés. Tanto, que hasta puede dar miedo venir a trabajar y en los peores casos son el motivo por el que un trabajador renuncia a su trabajo. Ellos son los «compañeros de trabajo difíciles».

Pero renunciar a un trabajo que te gusta y que te ha costado conseguir no parece justo sólo porque no te llevas bien con un compañero de trabajo. Al menos, esa no debería ser una razón para tu renuncia.

Mientras que los conflictos pueden surgir entre tú y un compañero de trabajo en algún momento de tu carrera, es importante que acudas a la situación como un adulto maduro. Para aprender a lidiar con un compañero de trabajo difícil, ten en cuenta las siguientes sugerencias:


Autoevaluación.

Lo primero que hay que hacer es evaluar qué está causando la fricción real en el lugar de trabajo. Mientras que en tu mente tú eres la víctima, puede ser que sin saberlo muy bien seas el problema. Así que debes hacer una evaluación rápida.

¿Tienes una historia de dificultades con los compañeros de trabajo en otros lugares de destino? Si es así, trate de evaluar por qué. Tal vez tienes un mal genio o una lengua afilada. Mientras que tus amigos cercanos pueden estar acostumbrados a tu actitud y saben congeniar contigo, posiblemente tus compañeros de trabajo no lo hayan descubierto aún. Así que puede que tenga que cambiar la forma de actuar en el lugar de trabajo.

Hablar en privado.

Si llegas a la conclusión de que no eres tú, (y que, sin duda, son ellos), entonces el siguiente paso sería hacer frente a tu compañero de trabajo en privado y hablar. No intentes una conversación por mensajería instantánea o correo electrónico con tu compañero de trabajo sobre el problema que tienes con ellos, esto puede llevar a un debate acalorado en donde se pierde el tono y se malinterpretan las cosas.

Mientras mantienes la discusión, es importante que no acuses o ataques a tu compañero de trabajo. En su lugar, trata de sonar lo más sincero posible y mantener la compostura mientras explicas cuidadosamente qué intentas hacer o decir. Tu compañero de trabajo podría no saber que están teniendo este efecto en ti. En cualquier caso, pueden suceder tres cosas:
1) Tu compañero de trabajo no sabía lo que te pasaba y puede pedir disculpas y hacer la promesa de resolver la cuestión en el acto.
2) Tu compañero de trabajo, admite que tiene un problema contigo, puede decir por qué y luego los dos llegar a algún tipo de tregua.
3) Tu compañero de trabajo se encuentra en la cara, dice que no hay problema y sigue causando problemas. Si este último escenario es el caso, a continuación, pasar a la siguiente solución.

Hablar con el Jefe.

Si de alguna manera tu compañero de trabajo afectan tu productividad, es posible que desees ir a conversar con tu jefe. Ten en cuenta que a tu jefe no le importa si tu compañero de trabajo es chismoso, por ejemplo, pero si el compañero de trabajo está saboteando tu productividad, por ejemplo, por no copiarte en correos que necesitas recibir para trabajar, por ejemplo, entonces debes definitivamente resolver el problema.

Asegúrate de que puedes documentar que tu compañero de trabajo te impide hacer tu trabajo. Pero prepárate para que si te acercas a tu jefe con el tema, pueda ser necesaria una reunión de a tres para resolver el asunto.

Fotografía: Marieclaire

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...