¿Han entrado en decadencia los procesos de selección de personal?

Los procesos de selección han cambiado mucho, pero al parecer lo han hecho para mal, ya que se nota cierta decadencia en un sector que antes era considerado como muy profesional.

prejuicio común

Como parte del proyecto BloGuía, estuve haciendo cálculos para determinar el número aproximado de procesos de selección en los que me he visto involucrado y el número de entrevistas a las que he asistido de parte y parte.

Luego de repasar un poco mis archivos y también la memoria, llegué a la conclusión de haber asistido a unas 78 entrevistas en calidad de entrevistado y a unas 533 como entrevistador a lo largo de 13 años de trabajo en diversas áreas de varias multinacionales.

Así que no sólo he entrevistado a muchos candidatos, sino también he conocido a bastantes seleccionadores, reclutadores y “head hunters” en diferentes países del mundo…y es precisamente sobre todos estos profesionales que les quiero hablar en este post.

Mi opinión es que existen sólo dos tipos de seleccionadores: “Los eficientes” y “los inútiles”. Los eficientes se comportan y gestionan el proceso generalmente como consultores y los otros como simples incompetentes.

Mucho antes de que existiera la posibilidad de buscar trabajo a través de Internet, los que se dedicaban a este negocio (reclutamiento y selección de personal) necesitaban largas horas de duro trabajo para encontrar posibles empresas clientes y sus consiguientes asignaciones de perfiles, para luego dedicarse a la búsqueda de candidatos.

Así que por un lado era fácil determinar y comprobar si un seleccionador era bueno para encontrar candidatos y por otro lado, también era sencillo saber quiénes eran los incompetentes, así que los primeros se quedaban en la empresa haciendo labores de selección y los segundos debían buscarse otro tipo de empleo no relacionado al reclutamiento y selección, pues era evidente que no servían para eso.


De esta forma nacieron las grandes consultoras de selección de personal, que por lo general tenían a los mejores “head hunters” quienes a su vez mantenían y movían sus carteras de clientes regulares, mientras tenían un profundo conocimiento del mercado laboral. Eran pues los únicos en el sector, ya que no había otra forma de “jugar” en el campo de la selección de personal.

LOS INEPTOS

Todo eso cambió con la entrada de Internet en el mercado laboral y realmente pienso que para mal.

Ya había expuesto anteriormente que los procesos de selección se han convertido en una mala práctica en donde la integridad y la dignidad de los candidatos ha quedado en un segundo plano y en donde sólo importa conseguir una terna de postulantes al menor costo posible en detrimento de un proceso de selección justo y respetuoso.

Estamos descubriendo que cada vez existe menos profesionalidad en los seleccionadores de personal, pues se ha perdido el trato digno que debería existir hacia el candidato. Como resultado, el proceso de selección de personal ha perdido calidad en su enfoque y en su objetivo final de satisfacción a todas las partes involucradas (candidato, empresa, consultora).

Es cierto que no puedo generalizar, pues no todas las empresas son irrespetuosas ni todos los profesionales de RRHH son irresponsables. Sin embargo, no deja de preocuparme el incremento de este tipo de prácticas negativas asociadas a los portales de búsqueda por Internet.

Aclaro que no todos los profesionales del área están implicados en llevar a cabo procedimientos inadecuados y soy testigo de que muchos de ellos se oponen a estas prácticas, pues son conscientes de que acarrean desprestigio y me atrevería a decir que también desprecio al sector. Así que es evidente de que existen profesionales que están en contra de las mismas, que tratan de mejorar la imagen al apartarse y desmarcarse de los colegas que han elegido el camino errado.

sin nombre

Parece que la consigna es “hacerlo fácil» y económico, aún en detrimento del proceso y bajo este lema tenemos todo un ejercito de seleccionadores que se hacen llamar profesionales.

Estas personas negocian sus tarifas con las empresas cliente como si se tratase de publicidad, pues lo hacen en base a posicionamiento y número de visitas. También en función de la cantidad en lugar de la calidad de los candidatos.

Así que las empresas han ayudado a deteriorar el sector pensando que da igual encontrar un candidato que otro siempre que cumpla con el perfil, sobre todo en puestos comunes y muy extendidos.

Estas personas no tienen conocimiento sobre los recursos más eficientes diseñados para la búsqueda y por eso no se toman el tiempo necesario para entender el sector laboral y mucho menos a sus clientes, ni que decir de los candidatos.

La impersonalidad es ahora la constante, pues todo es remoto y ya no hace falta tratar con nadie, muchas entrevistas se inician y hasta terminan por teléfono, de forma de ir descartando candidatos sin siquiera mirarles.

Estas personas están devaluando las nobles funciones de los seleccionadores, pues al no tener tiempo de preguntarle al candidato sobre sus motivaciones o sobre otros aspectos personales que también importan y que forman parte de sus perfiles, dejan de lado los fundamentos del proceso, así que sólo van es busca de CV´s.

Luego no contactan a los candidatos cuando los mismos no salen seleccionados y he descubierto que lo hacen por dos razones: por tener miedo o vergüenza de mostrar su falta de capacidad para comunicar las decisiones de la empresa-cliente y porque les importa un pepino la dignidad del candidato.

No se han dado cuenta de que su papel es “vender” candidatos por su valor y capacidad y en lugar de eso los exponen como cromos de un álbum imposible de completar. De esta forma, y por culpa de estas personas, los candidatos y las empresas pierden una buena oportunidad de conocerse y de establecer una buena relación laboral.

LOS VERDADEROS PROFESIONALES

En el otro lado y como contraste, tenemos a los profesionales del sector de la selección de personal y que al trabajar en reclutamiento y selección y lo hacen con gusto, de forma abierta y honesta.

Estas personas saben que realizar y gestionar verdaderas búsquedas de candidatos es un arte y que por eso deben estar siempre en armonía con los intereses de los candidatos y las empresas.

Siempre están en contacto directo y saben como tratar situaciones difíciles por lo que en lugar de ignorarlas las enfrentan. Debido a esto son muchos los casos en que las empresas confían más en su criterio y experiencia y deciden dejar la decisión total en sus manos.

Estas personas coordinan sus acciones de búsqueda en función de los intereses de las empresas asistiéndolas en todos los sentidos sin dejar de lado la dignidad ni los intereses del candidato. Así que presentan sólo algunos candidatos como terna, pues ya han hecho un trabajo de “filtrado” previo, por lo que raramente pierden alguna selección por problemas de inadecuación.

Cuando surgen problemas son los primeros que intentan resolverlos tratando de no perturbar a la empresa cliente. No por nada las mejores empresas para trabajar sólo tratan con este tipo de profesionales.

Reflexión:

Ya seas un candidato o una empresa que busca personal. Has de saber que tienes todo el derecho de exigir el mejor servicio y trato posible, dejando claro al intermediario (desde el principio) que no consentirás inconsistencias ni irregularidades.

Y si eres candidato y sientes que el intermediario no está actuando según los principios mínimos de selección de personal; puedes perfectamente avisarle a la empresa de que sus intereses y sus potenciales candidatos no están siendo respetados durante el proceso.

Fuente:

Vault.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...