Trabajar de lo que sea: empleos habituales para salir del paso

camarero.jpg

El mundo laboral es muy complicado, más todavía si de nuestro sueldo depende pagar una hipoteca, deudas, mantener a nuestros hijos… Así, son muchas las ocasiones en las que debemos encontrar un trabajo, abiertos prácticamente a cualquier oferta.

Puede que llevemos años estudiando, tengamos incluso una licenciatura, pero ante la imposibilidad de encontrar un trabajo de nuestra especialidad priman las necesidades económicas que las perspectivas de proyección. Y, cuando no hay a penas formación, cualquier oferta serviría.

Entre todos los empleos, existen un grupo de ellos que nos pueden salvar de una urgencia económica durante unos meses antes de dar con algo más acorde a nuestra formación. Y, también, estos mismos pueden servir perfectamente para vivir de ellos si nos implicamos y demostramos que tenemos ambición por progresar e incluso subir de cargo.

A continuación os presentamos alguno de los empleos que nos pueden sacar de más de un apuro o, si contamos con muy poca formación, ayudarnos a encontrar cierta estabilidad. Todos ellos muy dignos, por cierto:

-Cajero en supermercado: no es excesivamente complicado acceder a un puesto como cajero en un supermercado. Nos hará falta cierto dominio matemático para manejar las pocas operaciones que requiere el empleo, así como buena predisposición para trabajar atendiendo a los clientes. Los sueldos no serán muy altos, eso sí. Como contrapartida, si demuestras buenas dotes e implicación puedes aspirar a ser encargado, algo que mejorará notablemente tus condiciones de trabajo.

-Camarero: es otra de las alternativas. En este caso los requisitos varían bastante en función del tipo de local en el que trabajes. En un restaurante será complicado acceder sin experiencia previa o formación, pero en un local nocturno o bar convencional sí. Lo peor pueden ser los horarios, con jornadas muy largas, y un sueldo bajo. Las opciones de promocionar son menores que en un supermercado, pero siempre hay que intentarlo.

-Peón: en comparación con las dos anteriores, la principal diferencia puede ser el sueldo, pues aconstumbran a ser bastante superiores, también en función de la empresa. Si vas tomando experiencia puede ser un empleo realmente estable, aunque físicamente es cansado, con horarios largos.

-Dependiente: otra opción interesante en la que la buena atención al cliente es imprescindible. En este caso, el cansancio físico disminuye y los sueldos son similares a los de cajero o camarero, dependiento de la tienda donde trabajes. Si tu empleo es en una tienda pequeña, de barrio, tu sueldo será bajo. Sin embargo, siempre cuentas con la opción de ser algo más ambicioso y probar en cadenas importantes como El Corte Inglés, Zara, Mango o similares, en los que os sueldos son mejores y hay opciones de promocionar. En muchas de estas cadenas, además, te ofrecerán una formación previa que siempre puede servirte en un futuro. Eso sí, los contratos acostumbran a ser de seis meses y no siempre hay seguridad de mantenerte de forma estable. Sin embargo, una vez has trabajado cuentas con muchos puntos de que vuelvan a llamarte.

Principalmente estos son los puestos más habituales para salir del paso o para empezar desde la base en busca de una estabilidad que hasta el momento no hemos encontrado. Muestra del resultado que puede dar es que muchas personas que llegan desde otros países han encontrado en este tipo de trabajo su solución para salir adelante.

Para ellos, que en sus países tenían muchas dificultades para mantener a sus familias, trabajar largas jornadas no es impedimento si al final de mes pueden recoger alrededor de 800 o 850 euros. Además, logran en ellos la estabilidad que en sus países no encontraron.

Como muestra de su necesidad de trabajar se están dando muchas situaciones en las que trabajadores de otros países se hacen con la gestión de supermercados de cadenas comerciales, ampliando sus horarios habituales. Son conscientes de contar con una remuneración baja pero saben que es una situación positiva para sus familias.

En todos los empleos mencionados, eso sí, siempre hay que asegurarse de que las condiciones que nos ofrecen están bajo la legalidad. Se dan situaciones en las que las empresas, sabiendo que aceptaríamos casi cualquier condición, aprovechan la ocasión para pagar por debajo del salario mínimo interprofesional, nos hacen trabajar jornadas superiores a las legales o nos dan menos días de descanso o vacaciones que los estipulados por el convenio.

Si buscas un trabajo ‘de lo que sea’, sé ambicioso y confía en tus posibilidades de salir adelante. Mientras buscas empleo, además, aprovecha el tiempo para formarte, pues siempre se valora mucho y puede permitirte acceder a un puesto mejor. Existen cursos gratuitos, presenciales y online, que te ayudarán a desarrollar tus habilidades generales o para un empleo especializado.

Foto: marcusrg

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...