Trabaja un año como médico en la Antártida

Probablemente, la Antártida sea el último lugar del mundo donde buscaríamos empleo, pero la ESA busca un médico que pase un año en una remota base francoitaliana.

Hoy os traemos otra oferta de empleo que, si bien es bastante curiosa, no deja de ser interesante. El ofertante es la Agencia Espacial Europea (ESA), y busca un médico para trabajar durante un año en la Antártida, concretamente en la base de investigación Concordia. La ESA advierte de que la base está en un lugar «oscuro, frío, solitario y peligroso», pero añade que desde ella se disfruta de un paisaje y se vive una experiencia «increíbles».

De hecho, la base está en uno de los lugares más recónditos del planeta, con temperaturas que pueden llegar a alcanzar los -80ºC y permanecer en una oscuridad total durante cuatro meses. Las condiciones en el exterior de la base son extremas, con poco oxígeno y una humedad baja; y durante nueve meses se encuentra «completamente aislada del mundo exterior». Según leemos en la web de la ESA, en esos meses es imposible acceder o salir de ella, «ni siquiera en situaciones de emergencia».

Si tenéis el espíritu aventurero que se necesita para este empleo, también debéis estar disponibles a partir del mes de noviembre y, como no, ser licenciados en Medicina. La ESA cambia al médico cada año, y su trabajo consiste en realizar pruebas psicológicas y fisiológicas a la tripulación, que puede estar formada por hasta 16 personas; y el galeno deberá permanecer un año en esta base, situada a 3.000 metros de altitud y a unos 560 kilómetros de la base más cercana.

En la base, gestionada por el instituto francés IPEV y PNRA, el programa antártico italiano, se realizan experimentos astronómicos, geofísicos, de glaciología o medicina humana. La ESA explica que su interés por los efectos que causa vivir en este entorno extremo se debe a que se parece en muchos aspectos al de una misión en el espacio. Todos los aspirantes a convertirse en médico de la base Concordia pueden registrarse para en la página web de la ESA.

Evangelos Kaimakanis es el médico que hay en la base desde el pasado mes de enero, y dice estar viviendo «una experiencia completamente diferente», Además, se deshace en elogios hacia los miembros de la base. «La tripulación es maravillosa y ya formamos un muy buen equipo. El trabajo es muy gratificante y está cambiando mis perspectivas de futuro», explica. Respecto a su trabajo, dice que «los experimentos son muy interesantes y me mantienen ocupado la mayor parte de los días. Vivir en un lugar tan remoto, tan alejado de la civilización, es realmente una experiencia única».

Fuente: El Periódico

Foto: El coleccionista de instantes

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...