Telemadre, un oficio de los de siempre

¿Buscas un trabajo desde casa que te permita conciliar tu vida laboral con la personal?. ¿Tus hijos se han ido ya de casa y tienes demasiado tiempo libre?, ¿Te encanta cocinar, y podrías hacer de ello un trabajo?. Entonces, presta atención a la oferta de empleo, que te vamos a desctelemadreribir, porque se adecua a tu perfil.

En un mundo de prisas, de horarios laborales atracadores, no es nuevo que los que pueden permitírselo económicamente, contraten a una empleada o empleado de hogar o a un canguro para que les eche una mano en esas parcelas de la vida personal y familiar, que sin ayuda no pueden atender con la eficacia que les gustaría.

Sin embargo, el tema de la comida había quedado como una asignatura pendiente. Los pedidos de comida rápida, más allá de un fin de semana, no pueden ser lo que nos llevemos a la boca en el día a día; tampoco el presupuesto permite acudir a restaurantes diariamente a mesa puesta; y los bocatas y las conservas están bien para un apaño, pero no pueden convertirse, nunca mejor dicho, en el pan nuestro de cada día.

Sin tiempo para preparar el almuerzo, saturados de bocadillos, comida basura y pre-cocinada, y deseando que su madre o padre entrara por la puerta para poner en marcha sus pucheros, los creadores de telemadre.com, vieron la luz hará ya casi 6 años, cuando empezaron contratando a la madre de un amigo para que les diera de comer con recetas de toda la vida.

Este servicio ha mejorado los parámetros de colesterol de muchos, y ha ofrecido trabajo a una cantidad significativa de mujeres, que después de dedicarse la mayor parte de su vida a cocinar para su familia, han visto en esta labor una oportunidad de ganar su primer sueldo, e ingresar en el mundo laboral, haciendo lo que mejor se les da. En su mayoría, son amas de casa, que quieren completar una modesta pensión, o tener un incentivo a final de mes por su trabajo de siempre. Aún así, hay algunos telepadres, aficionados a la cocina, que comienzan a ejercer estos cometidos, compaginándolo con otros trabajos

Los interesados pueden contactar en la web, que facilita un correo electrónico, o en un foro abierto a tal efecto, donde se ponen en contacto con sus telehijos, y a la inversa. En este tablón de la red, las demandantes de empleo ofrecen sus especialidades (cocina andaluza, dietas disociadas, para enfermos o convalecientes), incluso algunas dan la posibilidad de desplazarse al domicilio de los clientes a cocinar, realizar cenas de navidad para grupos, o impartir clases para aprender a defenderse entre sofritos y rehogados.

El mínimo común denominador a todas es la propuesta de una alimentación sana y equilibrada, con el gusto y sabor de la cocina clásica y casera. El telehijo no sólo mejora su dieta, sino que evita tener que ir a comprar, y todo lo que ello implica. Pues para una buena selección de los alimentos, acertar en la relación calidad-precio, saber qué verdura o frutas son las mejores en cada época del año, hace falta una serie de habilidades, que se adquieren con la experiencia que caracteriza al comprador habituaLentejasl, que se conoce los comercios y los mercados adecuados.

Es un intercambio en el que ambas partes salen beneficiadas, y es de común acuerdo como fijan los precios, la periodicidad de los envíos, y el tipo de menú (bajo en sal, hipocalórico, multivitamínico, postres caseros) que desean, porque eso sí, estas trabajadoras se adaptan a los gustos e intereses de los clientes. La idea es comer con los mimos y atenciones que distinguen a las comidas de las abuelas, madres y tías.

Estos quehaceres culinarios pueden suponer un ingreso extra a final de mes, el cual puede variar en función del número de telehijos que contraten sus servicios. Pueden ganar de 300 a 400 euros mensuales, si cocinan para cuatro personas cinco días a la semana. La comida completa, primer plato, segundo y postre, suele rondar los 6 euros de coste para el telehijo. Una de las opciones más solicitadas para estas cocineras, consiste en dos envíos al mes de comida congelada, con los que dos personas pueden comer y cenar al menos el sábado y domingo, cuando cansados de comer fuera entre semana, lo que menos les apetece es rodearse de sartenes y ollas.

La telemadre envía su pedido a través de un taxi en termos y tarteras, y en minutos uno puede relamerse los dedos, ya que es frecuente que la contraten por las zonas próximas al domicilio de los clientes. No obstante, se han llegado a hacer pedidos internacionales, como el de algunos españoles afincados en el extranjero, que echan de menos la comida de su tierra, y en 24 horas (París) por mensajería urgente, reciben una nevera con 5 kilos de guisos y sabor a tortilla, fabada, y cocido.

El perfil de los telehijos es variado: parejas que no comen en casa y quieren alimentarse bien el fin de semana, grupos de compañeros que hacen el pedido a la oficina, estudiantes que se han trasladado a otra ciudad, solteros que no se sienten motivados para cocinar para uno solo, ejecutivos estresados, jubilados o mayores que no pueden desplazarse para ir a hacer la compra, etc.

Así que ya sabes, si te encanta cocinar para otros, quieres que te lo valoren remuneradamente, y dispones de tiempo para hacer las compras casi a diario de productos frescos (telemadre con tupperfrutas, verduras, carnes, pescados), has encontrado un medio de trabajar:

Sin moverte de tu hogar.

-Sin estrés, a tu ritmo, compatibilizándolo con tu vida personal.

Sin invertir inicialmente apenas nada, salvo los envases y tarteras.

Sin tener que formarte previamente en un oficio, pues son las tareas culinarias que has desempeñado desde hace años.

-Sin que te lleve demasiado tiempo, porque puedes realizar los pedidos mientras cocinas para tu familia.

Un oficio de los de toda la vida, adaptado a las necesidades actuales de otros trabajadores, que no disponen de horas para dedicarse a uno de los menesteres, que con tanto amor han llevado a cabo durante generaciones las mujeres (y algunos hombres, no lo negamos) de nuestras familias.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...